Un inmigrante ecuatoriano de 33 años murió baleado durante un robo afuera de una gasolinera cerca de su hogar en Brooklyn (NYC). Regresaba a casa de una fiesta, según su familia. NYPD busca a cinco sospechosos.

Javier Sánchez, inmigrante ecuatoriano de 33 años, murió baleado durante un presunto robo afuera de una gasolinera cerca de su hogar en Brooklyn (NYC).

La víctima era padre de una niña y se dirigía a su casa, ubicada a menos de dos cuadras, cuando fue rodeado por un grupo de hombres que le dispararon en la cabeza la madrugada del domingo, informó la policía de Nueva York, que busca a cinco sospechosos por el crimen.

Sánchez llegó a Estados Unidos hace 13 meses desde Ambato (Ecuador) donde su hija de 4 años vive con su madre. “Regresaba a casa”, dijo a Daily News su primo Paul Euza, de 25 años. “Fue a una fiesta, bailó y pasó el rato”.

Un video captó al menos a tres hombres confrontando a Sánchez en el estacionamiento de la estación de servicio BP en 1525 Myrtle Ave. junto a Irving Ave. en el vecindario Bushwick cerca de las 4 a.m. del domingo.

Las imágenes del interior de la tienda de la gasolinera captaron previamente a uno de los hombres del grupo tomando una caja de cerveza Modelo antes de reunirse con un amigo adentro. No queda claro en el video qué papel, si es que tuvieron alguno, jugó alguno de esos dos hombres en el tiroteo.

Al parecer los sospechosos se acercaron a Sánchez exigiéndole que les entregara su billetera, lo cual hizo, pero luego querían su mochila. Se resistió porque adentro estaban su pasaporte y su licencia de conducir, dijo a ABC News su tío Pablo Tayupanta. La víctima trabajaba en construcción y como conductor de Uber.

No se han realizado arrestos ni identificado sospechosos. Quien posea información debe llamar a 1-800-577-TIPS (8477) y en español 1-888-57-PISTA (74782). También a través de la página crimestoppers.nypdonline.org o por mensaje de texto a 274637 (CRIMES), seguido por TIP577. Todas las comunicaciones son estrictamente confidenciales.  

Los datos policiales muestran nueve robos dentro de un radio de una cuadra de la gasolinera durante los primeros ocho meses de este año, incluido un asalto a la estación de servicio el 8 de marzo.

“Aquí hay muchos robos. Son hombres del vecindario, así que simplemente beben en la zona”, dijo Waquir Mazhar, gerente de la gasolinera BP. “Por eso tuvimos que instalar cristales a prueba de balas. Creo que fue el año pasado después de que nos robaran”.

Las estaciones de servicio se han vuelto zonas peligrosas en Nueva York. En un incidente similar, en marzo un hombre de 51 años recibió un disparo en la cabeza de madrugada cuando estaba cargando gasolina en una estación de servicio en El Bronx.

En noviembre el empleado de una gasolinera enEl Bronxrecibió un disparo en la cabeza mientras trabajaba. Ese mismo mes un joven guatemalteco de 23 años murió tras ser golpeado con una tabla de madera durante un enfrentamiento con un grupo de hombres frente a una gasolinera en Queens (NYC).

En octubre un ladrón golpeó al empleado de una gasolinera en Brooklyn (NYC) mientras sus dos cómplices robaban el establecimiento.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *