Quién es Rustem Umerov, el elegido de Zelensky para ministro de Defensa de Ucrania en medio de la invasión rusa

Un año y medio después de la invasión rusa, el presidente ucraniano Volodimir Zelensky ha nombrado un nuevo ministro de Defensa: Rustem Umerov, un tártaro de Crimea que ha ascendido en el sector privado y ha desempeñado un papel clave en algunas de las negociaciones más importantes de la guerra.

El nombramiento de Umerov, que el Parlamento deberá formalizar en los próximos días, se produce tras la dimisión de Oleksii Reznikov, que asumió el cargo en noviembre de 2021. La reorganización del gabinete se produce en medio de una amplia campaña contra el soborno, en un momento en que Ucrania trata de proyectar a sus aliados occidentales una línea dura en esta materia.

Reznikov no ha sido imputado en ningún caso de corrupción y Zelensky no le ha acusado de prevaricación. Sin embargo, durante la guerra, el Ministerio de Defensa se ha visto salpicado por acusaciones de corrupción.

El Ministerio conducido por Reznikov fue acusado de comprar chaquetas para los militares mediante una trama de corrupción (Reuters)

El ministro de Defensa de Ucrania supervisa miles de millones en armas y otras ayudas militares enviadas por los aliados de Ucrania. Umerov tiene fama de hábil negociador y defensor de la lucha contra la corrupción. Pero se dispone a tomar las riendas de una institución sometida a escrutinio por las acusaciones de sobornos y la lenta contraofensiva en el sureste de Ucrania.

Tras la aprobación parlamentaria, Umerov dejaría su cargo de director de la principal agencia de privatización de Ucrania, el Fondo de Propiedad Estatal, que ha dirigido durante un año. Allí se ganó elogios por instituir auditorías masivas y eliminar presuntos casos de corrupción y malversación de fondos.

Te puede interesar: Zelensky confía en que Ucrania pueda ser invitada a la OTAN antes del final de la invasión rusa

En una entrevista concedida a Forbes en octubre, Umerov declaró que su equipo actuaba “exclusivamente en beneficio de Ucrania” y que quienes tuvieran “motivos ocultos” deberían buscarse otro trabajo.

Umerov es miembro del partido proeuropeo Holos, no del partido Siervo del Pueblo de Zelensky. Cuenta con una amplia red de fuentes y ha participado en negociaciones de alto nivel.

Un mes después de la invasión de Ucrania, Umerov formó parte de la delegación ucraniana que mantuvo las primeras conversaciones con Rusia. (Ayudó a negociar el acuerdo sobre el grano del Mar Negro, del que Moscú se retiró en julio, así como el intercambio de prisioneros. Acompañó a Zelensky en una visita a Arabia Saudí en mayo y a la primera dama Olena Zelenska en Emiratos Árabes Unidos en marzo.

Te puede interesar: La historia de Irynka, el “ángel” de la resistencia ucraniana que tiene 8 años y le preguntó a Zelensky dónde comprar un misil Javelin

Los diversos orígenes de Umerov reflejan la historia multicultural de Ucrania.

Umerov nació en Samarcanda, entonces parte de la Unión Soviética, en el seno de una familia tártara originaria de la península de Crimea pero deportada por los soviéticos en la década de 1940. Los tártaros de Crimea son una minoría turca musulmana suní, entre las muchas minorías reprimidas por los soviéticos.

Rusia arrebató ilegalmente el territorio a Ucrania y se lo anexionó en 2014.

Umerov ha recurrido a sus raíces tártaras de Crimea en su esfuerzo por estrechar los lazos diplomáticos y económicos de Ucrania con los países del Golfo Pérsico y Turquía. “También demostramos que los musulmanes ucranianos luchan por la independencia y la soberanía de Ucrania”, declaró a Forbes. “Este factor emocional es importante para los países de la OCI en los que prevalece la narrativa rusa”.

Desde 2020, Umerov copreside un grupo de trabajo para poner fin a la ocupación de Crimea. Regresó a Crimea con su familia en 1991, tras el colapso de la Unión Soviética. Dijo a Forbes que estuvo allí por última vez en 2014 y que planeaba volver “después de que liberemos todos los territorios ocupados”.

Umerov es políglota, ya que aprendió ucraniano, tártaro, ruso, turco e inglés en un internado, según su oficina de prensa.

Vitaliy Shabunin, director del Centro de Acción Anticorrupción de Ucrania, una organización no gubernamental, calificó el nombramiento de Umerov probablemente como “la mejor decisión del Presidente”.

“El equipo de Umerov en el Fondo de Propiedad Estatal hizo lo imposible” en la investigación de los sobornos, dijo.

Tamila Tasheva, que dirige la República Autónoma de Crimea con sede en Kiev y es ella misma tártara de Crimea, dijo en Facebook que Umerov sería el primer tártaro de Crimea nombrado ministro del gabinete en Ucrania.

Su nombramiento “es una señal importante para la sociedad ucraniana y para todos nuestros ciudadanos de Crimea de que Ucrania luchará por Crimea hasta liberarla de la ocupación rusa”, afirmó. Con ello “se pone fin a los intentos de cualquiera (incluidos los aliados) de presionarnos para que entreguemos Crimea”.

Algunos de los críticos de Zelensky, sin embargo, expresaron su preocupación por la falta de experiencia militar de Umerov en un momento crítico de la guerra. El periodista ucraniano Yuriy Butusov calificó a Umerov de “hombre alejado de la guerra” que “no tendrá programas de acción, ni entenderá lo que hay que hacer.”

Reznikov dimitió tras meses de crecientes polémicas y especulaciones sobre la posibilidad de que Zelensky lo destituyera.

Reznikov no ha sido acusado en ninguna de las investigaciones de corrupción en curso. Pero el ministerio ha sido acusado de adquirir alimentos para los soldados a precios inflados y de comprar chaquetas para los militares mediante una trama de corrupción.

Reznikov ha negado las acusaciones y ha declarado a The Washington Post que, debido a sus esfuerzos por acabar con la corrupción en el ministerio, “varios altos funcionarios del Ministerio de Defensa fueron destituidos de sus cargos y sometidos a investigación”.

La corrupción era rampante en Ucrania antes de la guerra, y Zelensky ha querido demostrar a los aliados occidentales que la ayuda militar se gasta correctamente.

Ucrania también se encuentra bajo presión por una contraofensiva más lenta de lo esperado contra las fuerzas rusas en el sureste del país. Aunque Ucrania ha logrado algunos avances, las fuerzas han tenido dificultades para superar los campos de minas y las complejas líneas defensivas rusas.

(EFE)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *