Este martes son los comicios generales en la Gran Manzana para definir la composición del Concejo Municipal que manejará las decisiones legislativas a partir del próximo año, y organismos que fomentan la participación en el proceso democrático urgen sufragar y recuerdan que votantes pueden acceder a planes de apoyo como solicitar servicios de traducción.

Luego de varios días en los que los neoyorquinos tuvieron la oportunidad de ejercer su derecho al voto de manera anticipada, este martes 7 de noviembre culminará el proceso electoral para elegir a los 51 miembros del Concejo Municipal de la Ciudad de Nueva York, al igual que delegados a la Convención Judicial, comités de condado y líderes de distrito.

Asimismo, los sufragantes de la Gran Manzana deberán responder a dos consultas sobre la eliminación de la limitación constitucional especial de la deuda para los distritos escolares pequeños, que los haría elegibles para tener el mismo límite de deuda que otros distritos escolares, y la ampliación de la exclusión de la deuda del proyecto de alcantarillado del límite de deuda, que permitiría a los condados, ciudades y pueblos continuar durante 10 años más.

Y en medio del fervor electoral, la Comisión de Participación Cívica de la Ciudad y la Junta de Finanzas de Campañas (CFB) hicieron un llamado a los votantes registrados a que salgan a votar para sumarse al proceso democrático de los cinco condados, y destacaron la labor que han venido haciendo en comunidades inmigrantes, educando y promoviendo la vinculación cívica, a través de campañas y materiales en idiomas como el español.

“Los votantes tienen el derecho de ejercer su voto y deben recordar que si trabajan y están distantes de sus puestos de votación, tienen el derecho de pedir tres horas para hacerlo, es la ley, punto. Pueden ir en pijamas, nadie los va a juzgar, pero por favor, salgan a votar”, aseguró durante un encuentro con medios étnicos Kathleen Daniel, directora de Democracia, de la Comisión de Participación Cívica de la Ciudad (CCA).

La funcionaria recordó también que incluso quienes hayan sido encarcelados por delitos no graves o quienes tengan récord policial, pueden ejercer su derecho al voto y destacó que los sufragantes en la Gran Manzana tienen el derecho a solicitar el idioma en el que quieren votar y exigir servicios de traducción.

“Si sus derechos no son garantizados pueden levantar una queja, pues el voto debe estar protegido”, dijo la líder cívica, agregando que la CCA proporcionará servicios de interpretación en árabe, bengalí, chino (cantonés, mandarín), francés, criollo haitiano, italiano, coreano, polaco, ruso, urdu y yiddish en determinados centros de votación.

Otro de los anuncios que quiso destacar la funcionaria es que la CCA lanzó recientemente un nuevo ciclo llamado The People’s Money (el dinero de la gente), el proceso anual de presupuestación participativa de la ciudad de Nueva York, que permitirá que hasta el 19 de noviembre, todos los residentes de la ciudad de Nueva York, independientemente de su estatus migratorio, pueden presentar ideas sobre cómo gastar parte del presupuesto de la ciudad en proyectos para abordar las necesidades de sus comunidades.

Tim Hunter, Secretario de Prensa de la CFB, Kathleen Daniel, directora de Democracia de la Comisión de Participación Cívica de la Ciudad (CCA), Allie Swatek, directora de Políticas e Investigación, de la CFB y Sarah Sayeed, presidenta de la CEC. Foto Edwin Martinez

Allie Swatek, directora de Políticas e Investigación, de la CFB, insistió en que la Gran Manzana ha avanzado en la promoción del acceso de materiales de apoyo para que votantes que no manejan el inglés puedan hacer valer su voto y no quedarse relegados en los procesos electorales.

Nos enfocamos mucho en la inclusión de aquellas personas que sean limitadas en el manejo del inglés para poder involucrarlos más en el proceso de votación, de manera holística”, dijo la funcionaria, quien agregó que hay muchos materiales que se traducen y que es importante votar porque las decisiones que se tomen en las urnas afectan a todos los neoyorquinos.

Se estima que en la Gran Manzana se hablan unos 170 idiomas y que por lo menos 1.5 millones de residentes hablan una lengua diferente al inglés, por lo que las labores de traducción resultan una manera esencial de sumarlos al proceso democrático.

Por  Edwin Martínez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *