Un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional le confirmó a CNN la cifra de estadounidenses muertos, y extendió el pésame a los familiares y allegados de las víctimas.

Al menos nueve ciudadanos estadounidenses han muerto tras el ataque sorpresa de Hamás a Israel el sábado pasado, además de varios desaparecidos de los cuales se teme por su vida, así lo informó el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

“En este momento, podemos confirmar la muerte de nueve ciudadanos estadounidenses. Extendemos nuestro más sentido pésame a las víctimas y a las familias de todos los afectados, y deseamos a los heridos una pronta recuperación”, declaró un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional a CNN.

Entre las víctimas estadounidenses identificadas se encuentran Shani Louk, una joven estadounidense- alemana que fue secuestrada y asesinada por Hamás, y David Cohen, un soldado israelí-estadounidense que murió en combate contra los infiltrados de Hamás. El resto de nombres de los fallecidos no han sido revelados hasta el momento.

Por su parte, el portavoz del Departamento de Estado, Matt Miller, dijo a CNN que están en estrecho contacto con el gobierno de Israel mientras continúan realizando operaciones de seguridad para localizar a ciudadanos estadounidenses desaparecidos.

“Y, por supuesto, estamos en estrecho contacto con las familias de estos nueve estadounidenses fallecidos y les ofrecemos toda la asistencia consular que podamos brindar”, añadió Miller.

El ataque de Hamás, que combinó el lanzamiento de miles de cohetes y la infiltración de decenas de combatientes en territorio israelí, causó al menos 1,200 muertos y 2,751 heridos en Israel, según las autoridades locales.

Hamás justificó la operación, llamada “Tormenta de Al-Aqsa”, como una respuesta a los ataques contra las mujeres, la profanación de la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén y el asedio a Gaza.

Entretanto, el presidente Joe Biden expresó su apoyo al derecho de Israel a defenderse con el envío de materiales armamentísticos, pero también pidió proteger a los civiles inocentes.

Estados Unidos e Israel han mantenido una estrecha relación basada en la cooperación económica, militar y política, siendo el principal aliado y socio comercial de Israel, y le proporciona anualmente $3,800 millones de dólares en ayuda militar.

Además, Estados Unidos ha reconocido a Jerusalén como la capital de Israel en 2017, y ha apoyado los acuerdos de normalización entre Israel y varios países árabes y musulmanes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *