miércoles 24 de julio de 2024 11:35 am

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ La gobernadora estatal Kathy Hochul ordenó ayer martes la movilización de soldados de la Guardia Nacional a las costas del suburbio de Long Island como medida precautoria ante el avance del poderoso huracán Lee hacia el noroeste de Estados Unidos que de llegar al área, impactaría todos los estados de ese litoral.

La oficina de la gobernadora informó que 50 soldados de la Guardia Nacional han sido enviados a Long Island como un primer grupo que estará alerta y listo para respuestas rápidas ante cualquier eventualidad en esa zona costera, si es que el ciclón llega a Nueva York, aunque el fenómeno sigue en la ruta por el océano Atlántico.

Mientras se realiza el despliegue de los guardias, numerosas agencias estatales y municipales se mantienen atentas a los estragos que podría causar el huracán como altos oleajes, corrientes de resaca, inundaciones, riadas, erosiones en las playas y otros durante el fin de esta semana.

Aunque la ruta de Lee no está definida,  la gobernadora exhortó a los neoyorquinos  a seguir  de cerca el desarrollo y tomar las medidas adecuadas.

“Un gran huracán se está agitando actualmente en el Atlántico y estamos vigilando de cerca esta tormenta porque es demasiado pronto para predecir qué hará este sistema climático potencialmente peligroso”, dijo la gobernadora en una declaración de advertencia.

“Por precaución, he desplegado la Guardia Nacional y he ordenado a las agencias estatales que preparen recursos de respuesta de emergencia y estén listos para responder a las solicitudes locales de asistencia. Los neoyorquinos de las zonas costeras deben estar atentos al pronóstico y estar preparados para actuar, si es necesario, para mantenerse a salvo”, agregó la gobernadora.

El Centro Nacional de Huracanes con sede en Florida, reportó que hasta la mañana de ayer  Lee estaba ubicado al norte de Puerto Rico y al este de las islas Bahamas como un huracán de categoría 3 con vientos máximos sostenidos cercanos a las 115 millas por hora.

Se mueve hacia el noroeste de Estados Unidos y pronostica que girará hacia el norte en los próximos dos días.

No se vaticina un impacto directo en Nueva York, pero se producirán olas y corrientes de resaca peligrosas en todo el litoral de  la costa este, incluyendo inundaciones y erosiones en las playas situadas en  áreas de alto riesgo a lo largo de las zonas costeras del estado.

El Departamento de Transporte del estado utilizará 3,500 operadores y supervisores disponibles en todo el estado.

El Departamento de Conservación Ambiental, la policía de esa agencia y otras agencias están siguiendo  la situación y patrullarán activamente las áreas y las infraestructuras que podrían ser afectadas por el clima.

La Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) que controla los trenes y los autobuses en la ciudad, está siguiendo la evolución de la ruta de Lee y aseguró que  y está lista para tomar las precauciones y garantizar un servicio seguro.

La Autoridad Portuaria está vigilando las condiciones meteorológicas y es posible que haya restricciones de velocidad en los puentes.

Se recomienda a los residentes que no la tienen descargar la aplicación (app) “NY Alert”, que ofrece informaciones actualizadas  sobre el clima y otras emergencias por mensajes de texto, correo electrónico y una alarma en los celulares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *