La familia de Evan Gershkovich, el periodista estadounidense detenido en Rusia por cargos de espionaje desde marzo, busca la ayuda de las Naciones Unidas para asegurar su liberación.

En un pedido de justicia, la familia de Evan Gershkovich, un periodista estadounidense actualmente detenido en Rusia acusado de espionaje, ha pedido ayuda a las Naciones Unidas.

Evan Gershkovich, reportero del Wall Street Journal y ciudadano estadounidense, se encuentra bajo custodia rusa desde marzo.

Los padres y la hermana de Gershkovich han dado un paso al presentar una petición formal al Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detención Arbitraria. El objetivo de la familia es claro: buscan la pronta liberación de Evan de su detención en Rusia, donde ha estado detenido bajo graves acusaciones.

Hablando en nombre de la familia, el padre de Gershkovich, Mikhail, expresó su profunda preocupación por el bienestar de Evan y enfatizó: “Esta petición explica que la detención de Evan es una violación de sus derechos humanos y Rusia debería liberarlo de inmediato. Solo lo queremos en el hogar”, según Reuters.

El Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detención Arbitraria es un organismo dedicado a investigar casos de personas sometidas a “privación de libertad impuesta de manera arbitraria o inconsistente con los estándares internacionales establecidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos”, como se describe en su sitio web oficial.

La experiencia de Evan Gershkovich, ex reportero del Moscow Times, comenzó a finales de marzo cuando fue detenido en Ekaterimburgo y posteriormente acusado de espionaje. En particular, su detención marcó un hito preocupante al ser el primer caso de arresto de un periodista extranjero en Rusia desde el fin de la Guerra Fría.

Tanto Washington como The Wall Street Journal, el antiguo empleador de Gershkovich, han refutado con vehemencia las acusaciones de espionaje formuladas contra él por las autoridades rusas. Sostienen que estas acusaciones carecen de fundamento y son infundadas.

En agosto, un tribunal de Moscú tomó una decisión fundamental al aceptar la solicitud del Servicio Federal de Seguridad (FSB) de extender la detención preventiva de Gershkovich hasta el 30 de noviembre. El fallo aumentó la angustia de la familia e intensificó su determinación de asegurar la liberación de Evan.

El caso de Evan Gershkovich ha llamado la atención internacional y ha generado preocupación sobre la libertad de prensa y el trato a los periodistas en Rusia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *