La policía de Nueva York (NYPD), los bomberos (FDNY) y el Departamento de Sanidad (DSNY) sufrirán recortes ahora, pero no al comienzo de 2024: la ciudad todavía enfrenta un déficit de $7,1 mil millones de dólares por los servicios a los nuevos inmigrantes.

Tres agencias claves de Nueva York se han salvado momentáneamente de los recortes presupuestarios para enfrentar los costos de la crisis migratoria.

La policía de Nueva York (NYPD), los bomberos (FDNY) y el Departamento de Sanidad (DSNY) sufrirán recortes ahora, pero no al comienzo de 2024, por ahora. Para evitarlo el alcalde Eric Adams está ordenando a su gobierno que encuentre otras maneras de ahorrar $2,1 mil millones de dólares.

Realmente desearía que hubiera otras formas menos dolorosas de abordar esta crisis presupuestaria”.

El último memorando, escrito por Jacques Jiha, director de presupuesto de Adams, fue enviado a todos los directores de agencias la mañana de ayer, pocos días después de que el alcalde presentara la modificación del plan financiero confirmando recortes de gastos “extremadamente dolorosos” como parte de una reducción del gasto del 5% en todo el gobierno de la ciudad. Dijo además que ese primer ajuste podría repetirse en enero y abril, hasta un total de 15% a menos que NYC reciba mucha más ayuda federal y estatal para la crisis migratoria, en el llamado “Program to Eliminate the Gap” (PEG).

Si bien desde septiembre todas las agencias lograron elaborar planes para cumplir con el objetivo de reducción del gasto del 5% de noviembre, la alcaldía “debe hacer más” para controlar los costos, ya que la ciudad todavía enfrenta un déficit de $7.1 mil millones de dólares para el año fiscal 2025 que comienza el 1 de julio de 2024, escribió Jiha en el memorando, cuya copia fue obtenida por Daily News.

A diferencia de la directiva de septiembre, que ordenó recortes en todas las agencias de la ciudad, NYPD, FDNY y DSNY no tendrán que participar en el PEG de enero porque ello “podría afectar la seguridad pública, la salud y la limpieza”, según Jiha.

La alcaldía está implementando otra iniciativa de ajuste aún más drástica, además del PEG de enero, que apunta específicamente a reducir los costos relacionados con la vivienda y otros servicios a los inmigrantes recién llegados, siendo ellos precisamente la causa de la crisis municipal, según la versión oficial.

Las agencias deben presentar sus planes sobre cómo cumplir el objetivo del PEG de enero antes del 8 de diciembre, detalló Jiha. “Realmente desearía que hubiera otras formas menos dolorosas de abordar esta crisis presupuestaria”, escribió.

El Concejo Municipal de Nueva York, que tendrá que aprobar los recortes, se opone al plan del alcalde, pero lo apoya en pedir que el gobierno federal pague por los inmigrantes que siguen entrando desde la frontera con México.

Desde la primavera de 2022 más de 139,000 solicitantes de asilo han llegado a la ciudad de Nueva York mayormente enviados en buses desde Texas, en medio de una batalla política nacional entre demócratas y republicanos. De ellos alrededor de 66,000 permanecen en el sobrecargado sistema de refugios de la ciudad, según recuentos del gobierno local. La población del sistema de refugios ha pasado de menos de 50,000 en julio de 2022 a alrededor de 120,000 este mes.

En septiembre el alcalde demócrata Adams predijo que la llegada masiva de inmigrantes “destruirá” a la cuidad. Días después anunció el recorte escalonado de hasta 15% en el presupuesto de todas las agencias municipales para poder financiar las necesidades de los entonces 110,000 solicitantes de asilo, culpando de nuevo la falta de apoyo del presidente Joe Biden y la gobernadora Kathy Hochul. Pero desde entonces ella se ha puesto de su lado, mientras el número de inmigrantes sigue subiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *