El expresidente estadounidense Donald Trump tiene previsto asistir de nuevo este martes al juicio civil por presuntos fraudes financieros, en un ir y venir entre atriles electorales y salas de tribunales.

Trump, de 77 años y que aspira a volver a la Casa Blanca en 2024, ya había asistido a principios de octubre a la apertura de este juicio, en el que él y dos de sus hijos, Eric y Donald Jr, están acusados de haber sobrevalorado en cientos de millones de dólares sus campos de golf, residencias y rascacielos neoyorquinos para obtener préstamos más ventajosos de los bancos.

Trump se juega mucho en este juicio civil, que amenaza con costarle el control de su imperio empresarial, además de sanciones económicas de hasta 250 millones de dólares.

Durante los tres primeros días de vistas, a las que no está obligado a comparecer, no perdió ocasión de presentarse ante las cámaras como víctima de una maquinación judicial urdida por los demócratas, mientras su equipo de campaña solicitaba donativos a sus partidarios.
Fuera de la sala, Trump atacó repetida y virulentamente a la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James, por “corrupta” y “racista”.

Al juez que instruye la causa, Arthur Engoron, le tildó de “matón”, y se burló hasta del secretario judicial en las redes sociales, lo que le valió una severa reprimenda y la prohibición por parte del juez de volver a hacerlo.

En otro de los juicios que esperan a Trump, sobre sus supuestos intentos de revertir los resultados de las elecciones de 2020, el juez también prohibió este lunes todo comentario público dirigido a fiscales, personal del tribunal y testigos. “UNA COSA TERRIBLE PARA LA DEMOCRACIA”, deploró el expresidente republicano en su red social Truth.

El regreso de Trump a la sala de su juicio civil este martes, confirmado a la AFP por uno de sus portavoces, podría haber augurado un duelo explosivo con su antiguo abogado convertido en su enemigo jurado, Michael Cohen. Pero el testimonio de Cohen fue aplazado por razones médicas.

También se espera que Trump acuda a las audiencias del miércoles y el jueves, después de dos mítines el lunes en el estado de Iowa, en una carrera para ganar las primarias republicanas, de las que es favorito en las encuestas pese a sus embrollos judiciales.

En total, cuatro procesos penales esperan al republicano, entre ellos, el de sus intentos de revertir los resultados de 2020, que se abrirá el 4 de marzo en un tribunal federal de Washington, en vísperas de una de las grandes citas de las primarias republicanas, el “Supermartes”, en las que una quincena de estados acudirán a las urnas.

  • Fraudes demostrados –

En la causa civil, la fiscal general del estado de Nueva York acusa a Trump, a sus dos hijos y a dos antiguos ejecutivos de la Organización Trump de haber sobrevalorado significativamente sus propiedades durante la década de 2010, desde su tríplex en la Trump Tower hasta los edificios de Park Avenue y 40 Wall Street en Nueva York.

Incluso antes de la apertura del juicio, el juez Engoron dictaminó que se había demostrado la existencia de fraude reiterado y que los activos se habían sobrevalorado entre 812 millones y 2.200 millones de dólares anuales entre 2014 y 2021.

Como consecuencia, ordenó la confiscación y liquidación de empresas que podrían llevar al desmantelamiento del imperio inmobiliario de Donald Trump, pero su aplicación fue suspendida en apelación.

Según informan medios estadounidenses, también se espera que Trump declare este martes, tras la vista de su juicio civil, en una demanda interpuesta contra el departamento de Justicia por un exagente y un exabogado que trabajaban para el FBI, en relación con la investigación sobre la posible injerencia rusa durante las elecciones presidenciales de 2016.

arb-cjc/af/gm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *