Aaron James, quien perdió un ojo tras un accidente con una línea eléctrica, no ha recuperado la vista. Pero los científicos creen que el trasplante ayudará a estudiar cómo esta parte del cuerpo se cura.

Un grupo de cirujanos de Estados Unidos logró una operación sin precedentes.

Por primera vez se realizó un trasplante ocular completo en un hombre que perdió el ojo izquierdo luego de un accidente con líneas eléctricas.

El procedimiento se llevó a cabo en Nueva York el pasado 27 de mayo y fue parte de un reemplazo de rostro que requirió la participación de 140 profesionales de la salud.

El paciente, Aaron James, de 46 años, pasó 21 horas en cirugía. Este jueves, el equipo de cirujanos dijo que James se recupera satisfactoriamente.

Los médicos aún no saben si James recuperará la visión, pero afirman que es un avance crucial en la búsqueda de curar los problemas oculares de millones de personas en el mundo.

La medicina solo había logrado trasplantar córneas, algo que se realiza desde hace años con éxito.

“Hemos allanado el camino”

James, un trabajador de la empresa pública de energía de Arkansas, perdió la mayor parte de su rostro cuando tocó accidentalmente un cable con electricidad de 7,200 voltios en 2021.

Los cirujanos del hospital NYU Langone Health, que realizaron la complicada cirugía, dijeron el jueves que el hombre ha reaccionado bien al doble trasplante y que el ojo donado parecía saludable. Su ojo derecho no tiene complicaciones.

“El mero hecho de que hayamos logrado el primer trasplante exitoso de un ojo completo con un rostro es una hazaña tremenda que muchos habían pensado durante mucho tiempo que no era posible”, dijo el médico Eduardo Rodríguez, uno de los cirujanos principales del equipo.

“Hemos dado un gran paso adelante y hemos allanado el camino para el próximo capítulo de restauración de la visión”, agregó.

Los médicos dicen que la cirugía de James ofrece a los científicos una ventana sin precedentes sobre cómo el ojo humano intenta curarse.

“No estamos afirmando que vamos a restaurar la vista.”, señaló Rodríguez a la cadena ABC News. “Pero no tengo ninguna duda de que estamos un paso más cerca”.

Los expertos dijeron que James tenía un flujo sanguíneo directo a la retina, la parte del ojo que envía imágenes al cerebro. Si bien no hay certeza de que recupere la visión, no se descarta dicha posibilidad.

“Un cambio de vida”

“Si puedo ver a través de él, sería genial”, sostuvo James. “Pero si solo es un impulso para el próximo paso en el campo de la medicina, estoy totalmente a favor”.

James, veterano del ejército de EE.UU., seguirá siendo supervisado por los médicos, pero el progreso que han visto en el ojo es “excepcional”, dice Bruce E. Gelb, cirujano de trasplantes de la Universidad de Nueva York.

La cara y el ojo procedían de un donante masculino de unos 30 años. Durante la cirugía, los médicos inyectaron células madre adultas de la médula ósea del donante en el nervio óptico para favorecer su reparación.

James es la decimonovena persona en EE.UU. que se somete a un trasplante de cara.

Su esposa, Megan James, dijo a CNN que verlo después del procedimiento “fue un sentimiento loco, genial, raro, extraño, de éxtasis y felicidad“.

“Estoy feliz porque lo logró y todo está bien en este momento”, dijo la mujer.

Después del accidente, a James le tuvieron que extirpar el ojo izquierdo porque tenía mucho dolor. Se ha sometido a numerosas cirugías, incluida una prótesis de brazo.

Ha calificado el trasplante de ojo como “un cambio de vida” y está agradecido con el donante y su familia.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Por BBC News Mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *