La administración municipal busca reemplazar los cobertizos de aceras por alternativas más estéticas como redes de seguridad.

La ciudad de Nueva York se verá libre de esos antiestéticos andamios o cobertizos de construcción que afean su paisaje urbano gracias al plan ‘Get Sheds Down’, lanzado este lunes por la administración municipal.

El alcalde Eric Adams y al comisionado del Departamento de Edificios (DOB), Jimmy Oddo, dieron a conocer la iniciativa con la que se busca eliminar los aproximadamente 9,000 cobertizos de construcción que se estima hay en la Gran Manzana, al tiempo que se reemplazarán con alternativas estéticas o menos intrusivas, como las redes de seguridad.

“Tenemos casi 400 millas de andamios en la ciudad de Nueva York, ocupando el espacio público que pertenece a los neoyorquinos ya los millones que visitan nuestra ciudad cada año”, dijo Adams. “Imagina visitar Roma, Tokio o Río y ver andamios por todas partes. Los neoyorquinos no estarían contentos con estas construcciones antiestéticas en otras ciudades, y no deberíamos estar de acuerdo con ellas aquí en casa”.

El alcalde sostuvo que durante mucho tiempo, las reglas burocráticas se han interpuesto en el camino del progreso, y por ello se están revisando esas regulaciones.

“Este plan cambiará el guión para que los dueños de propiedades tengan incentivos para completar el trabajo de seguridad y eliminar los cobertizos en lugar de dejar estas monstruosidades año tras año”, sostuvo el mandatario municipal.

La mayoría de los cobertizos en las aceras en toda la ciudad de Nueva York se han levantado bajo las normas del Programa de Inspección y Seguridad de Fachadas del DOB, para cumplir con la Ley Local 11 de 1998, una medida para mantener la seguridad de los peatones.

Según las reglas actuales, muchos propietarios de edificios pueden retrasar indefinidamente las reparaciones necesarias del edificio y mantener los cobertizos de construcción en las aceras de la ciudad durante años sin incurrir ni siquiera en $1 en sanciones financieras de la ciudad.

Hoy en día, los edificios más pequeños que no están sujetos a la Ley Local 11 pueden simplemente renovar sus permisos de cobertizo cada año y mantener la estructura en su lugar para siempre. De manera similar, los edificios con más de seis pisos, sujetos a la Ley Local 11, pueden solicitar ampliaciones repetidas, lo que les permite alargar la duración de las reparaciones de la fachada y aún así evitar sanciones.

El plan “Get Sheds Down” o “Derribar los cobertizos” incluye nueve estrategias concretas para mejorar el espacio público y la seguridad pública, al tiempo que protege a los neoyorquinos de los peligros asociados con la construcción activa y de los edificios que sus propietarios han permitido que se deterioren.

Por su parte, el comisionado Oddo consideró que el andamiaje en las aceras, aunque es una importante herramienta de seguridad pública para proteger a los neoyorquinos de condiciones peligrosas, no reemplaza el mantenimiento adecuado de los edificios.

“Cuando los propietarios dejan un lúgubre cobertizo de tuberías y madera durante años, mientras el trabajo de reparación se estanca, crean un impacto negativo tangible que afecta a toda la cuadra”, indicó el comisionado del DOB.

“Este plan integral obligará a los propietarios de edificios a realizar las reparaciones necesarias para que los cobertizos se puedan quitar más rápidamente, lo que mejorará la seguridad pública y al mismo tiempo transformará nuestra forma de pensar sobre la protección de los peatones en nuestra ciudad”, agregó.

Programa piloto

Como parte del enfoque del plan de reemplazar los cobertizos con alternativas más atractivas e igualmente seguras, el Departamento de Servicios Administrativos de la Ciudad (DCAS) de la Ciudad de Nueva York pondrá a prueba el uso de redes de seguridad en lugar de un andamio tradicional para el trabajo de fachada que se está realizando frente a la Corte Suprema del Condado de Queens en el vecindario de Jamaica.

El permiso para el andamiaje en ese lugar fue dado por el DOB hace más de seis años, el 21 de abril de 2017, lo que significa que ha estado en el lugar durante casi 2,500 días.

Actualmente, las redes de seguridad para fachadas están permitidas en la ciudad, pero rara vez se usan, en parte debido a la ausencia de un diseño estandarizado que pueda reproducirse fácilmente.

Sanciones

La administración municipal indicó que se asociará con el presidente del condado de Manhattan, Mark Levine, para impulsar una legislación que implemente nuevas sanciones financieras mensuales para los propietarios de edificios para la mayoría de los andamios ubicados en el derecho de paso público que no están directamente relacionados con nuevos proyectos de construcción o demolición.

Estas multas recurrentes comenzarían 90 días después de que se autorice por primera vez un cobertizo y se emitirán mensualmente a la propiedad hasta que se elimine dicho andamio.

Por  Verónica Romero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *