domingo 21 de julio de 2024 10:20 am

La Dra. Krystal Cascetta, no estaba sola en su residencia en Westchester, sus padres se encontraban en la casa cuando escucharon el primer disparo que fue para la hija de la oncóloga y el segundo para ella misma, cuando llegaron a la habitación estaba cerrada con llave por lo que derribaron la puerta y encontraron lo peor.

Antes de que la doctora Krystal Cascetta le disparara a su hija de meses y se suicidara después, se había llamado dos veces a la policía, indicó un vecino, quien se enteró de que los padres de la oncóloga estaba en la casa al momento del asesinato-suicidio.

“Llevaron ambulancias y policías a su casa dos, tal vez tres veces este verano. Al menos dos veces”, recordó el vecino Bob Stuart, de 71 años, que reside cerca de la casa de la médico de 40 años en Somers, condado de Westchester. “Vi llegar a la policía y las ambulancias”.

Hasta el momento no se ha aclarado por qué la policía y una ambulancia fueron llamadas varias veces a la propiedad de $1 millón de dólares.

Los padres de Cascetta se encontraban en la vivienda cuando su hija ingresó a la habitación de su bebé a las 7:00 de la mañana del sábado y le disparó a la infante, posteriormente se disparó a sí misma, señaló la policía a The Journal News.

Alguien dentro de la casa llamó al 911, expresó Steven Nevel de la policía estatal, informó NBC News.

Según el oficial, la persona que escuchó el primer balazo, pero pensó que era algo que se había caído.

Después escucharon el segundo tiro antes de que pudieran llegar a la habitación para asegurarse de que todo iba bien, pero se encontraron con la puerta asegurada desde dentro, indicó el Departamento de Policía de Nueva York.

Al momento de derribar la puerta hallaron a la madre y a su hija muertas, expresó Nevel.

“Sabemos, al 100%, sin duda, que fue un asesinato-suicidio”, dijo el agente estatal.

Tim Talty, de 37 años, esposo de Cascetta, no se encontraba al momento del tiroteo mortal.

La bebé asesinada, había nacido en el mes de marzo aproximadamente, era la única hija de ambos, informó New York Post.

Los vecinos dieron a conocer que la médico del Hospital Mount Sinai y Talty, que es dueño de una empresa de barras energéticas, eran muy amables, pero a la vez muy reservados, hasta el punto que dijeron que no sabían que la mujer había estado embarazada.

“Gente muy reservada, reservada”, señaló la esposa de Stuart, Betsy, también de 71 años.

“Vinieron y se presentaron cuando se mudaron hace unos dos años, y luego nunca volvimos a saber de ellos”, dijo. “Ni siquiera sabíamos que estaba embarazada”.

Otro residente de la zona, hijo de Bob y Betsy Staurt, de 47 años, quien vive más cerca del lugar de los hechos, dijo que lo despertó el estruendo en la propiedad.

“Nuestro perro Bruno empezó a volverse loco a las 6:45. Me desperté con el perro enloquecido y pensé que realmente tenía que salir, así que lo saqué a caminar, y fue entonces cuando llegaron la policía, el servicio de emergencias médicas y todos”, dijo Brad.

“Son personas muy agradables, muy agradables, y se mudaron hace unos dos años, y los he visto tal vez dos veces desde entonces”, dijo sobre la Dra. Cascetta y su esposo.

“Es horrible. ¿Cómo puede seguir perdiendo a toda tu familia de una sola vez? ¿Cómo pudo hacer eso? Es increíble”, concluyó el residente.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *