Melvi Amador Ríos fue declarado culpable hoy de ordenar el homicidio de un adolescente de 16 años y varios otros crímenes violentos como líder de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) en Queens.

Melvi Amador Ríos fue declarado culpable hoy de ordenar el homicidio de un adolescente de 16 años y de supervisar varios otros crímenes violentos como líder de la notoria organización criminal pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) en Nueva York.

Después de un juicio de dos semanas en la Corte Federal de Brooklyn, un jurado encontró a Melvi Amador Ríos culpable de 17 de los 18 cargos que enfrentaba, incluido el homicidio en ayuda del crimen organizado, que conlleva una cadena perpetua obligatoria, destacó Daily News.

Los fiscales acusaron al hispano de 32 años de encabezar la camarilla “Centrales Locos Salvatruchas” (CLS), que operaba principalmente desde Jamaica, Queens. En ese rol lideraba a un grupo de “chequeos” de adolescentes, enviándolos en misiones de matar para que pudieran ascender dentro de la pandilla, argumentaron los federales.

Su hermano Santos Amador Ríos y otros cuatro testigos cooperantes testificaron en su contra durante el juicio, vinculándolo con el asesinato de Julio “Bad Boy” Vásquez (16) en mayo de 2017, y el previo tiroteo casi fatal de Luis Serrano (16) en octubre de 2016.

Santos, hondureño de 33 años y también ex miembro de lla rama CLS, dijo en el juicio de su hermano que quería cambiar su vida y “dejar todo lo malo atrás”. “No es que quiera hacer lo que estoy haciendo ahora, pero no puedo pudrirme en la cárcel. Él lo sabe y yo sé que lo amo mucho, pero no hay nada que yo pueda hacer”, afirmó en su testimonio a fines de julio.

Estando ya presos, en septiembre de 2019 Amador Ríos, Josué Leiva y Luis Rivas se declararon “no culpables” por la muerte de Vásquez.

El brutal asesinato de Vásquez sucedió en 2017 en el Alley Pond Park de Queens. La otra víctima, Luis Serrano, recibió un disparo en la cara y quedó paralizado. Amador Ríos también planeó cuatro robos a mano armada en negocios de Queens, alegaron los fiscales.

La fiscal asistente Raffaela Belizaire dijo que cada asesinato cometido por la “camarilla” de la MS-13 en Queens pasó por la orden Amador Ríos, quien como líder era responsable de hacer cumplir las reglas de la pandilla, que incluían matar a rivales y miembros “traidores” siempre que fuera posible, y nunca hablar con la policía.

Murray Singer, abogado defensor de Melvi Amador Ríos, lanzó un insólito argumento al jurado en el juicio que se inició el 24 de julio. Admitió que el acusado es miembro de la pandilla, pero dijo que eso no sería suficiente para condenarlo. “No es un delito estar afiliado a la MS-13… Ser miembro de la MS-13 no es un delito”, afirmó.

El jurado escuchó a otro testigo colaborador, José González Rivera, quien explicó cómo Amador Ríos y otros lo golpearon cuando se unió a la pandilla, y dijo que el líder lo puso a trabajar vendiendo marihuana. Cuando se le preguntó sobre las consecuencias que enfrentaría por cooperar con el gobierno, respondió con tristeza: “Muerte segura”.

Long Island y Queens son dos de las áreas con mayor presencia de Mara Salvatrucha en EE.UU., donde se le atribuyen docenas de asesinatos y desapariciones. El grupo de origen centroamericano está asociado con reclutar jóvenes hombres y mujeres, mayormente de origen latino.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *