Desde la llegada de miles de migrantes enviados desde la frontera sur, muchos residentes del estado de Nueva York se han quejado de la multitud en las calles y por la respuesta de la Ciudad ante esta situación.

El estado de Nueva York se encuentra en el centro de una crisis migratoria, u las líneas se acercan a piscinas, parques, centros para personas mayores y campos de fútbol locales.

Un año después de que empezaran a llegar los autobuses desde la frontera sur de Estados Unidos, la afluencia de miles de inmigrantes está obligando a la ciudad a considerar opciones de refugio no convencionales.

Por esta razón, los ciudadanos se sienten cada vez más cautelosos y frustrados tanto por la presencia de los migrantes como por la respuesta de la ciudad.

El diario The Daily News conversó con personas que viven y trabajan cerca de dos sitios de refugio de emergencia y un sitio planificado en Williamsburg, Queens Village y Midtown sobre sus temores por los vecindarios y la ciudad en la que residen y trabajan.

Asimismo, Richardson se siente castigado por la ubicación impuesta de los migrantes. Les parece increíble que haya almacenes vacíos y a los refugios ya no les quede espacio.

“Les permites dormir afuera, pero aún estás en las noticias hablando de ‘Oh, sí, bueno, queremos ayudar a todas estas personas sin hogar’”, dicen los residentes.

“Está bien, les daremos una casa gratis. Dales un apartamento gratis. Ayúdalos así. Pero no, los estás ayudando dejándolos en la calle, sin hogar”.

Las autoridades de la ciudad y del estado están lidiando sobre cómo manejar la crisis y solicitan al gobierno federal que tome más medidas.

La ciudad de Nueva York está obligada por la ley encontrar camas para las decenas de miles de solicitantes de asilo, que en su mayoría son hispanos, que han arribado desde la primavera de 2022, pero recientemente el mandato del derecho a la vivienda puede haber sido violado luego de que varias decenas de inmigrantes durmieran en las aceras frente al Hotel Roosevelt.

En medio de acusaciones políticas, los residentes sienten que deben de llevar esa carga, y no están contentos con ello.

Al este de Queens, se está construyendo una ciudad de tiendas de campaña para acoger a los solicitantes de asilo masculinos en el Centro Psiquiátrico Creedmoor.

“Los teléfonos han estado sonando sin parar con respecto a esta ubicación de los 1,000 hombres que ingresan a Creedmoor”, indicó Bryan Block, presidente de la Junta Comunitaria 13.

Esta instalación para migrantes refugiados se encuentra cerca de una escuela, campos deportivos populares y una YMCA y tiene opciones de tránsito limitadas.

Los habitantes del área, que limita con el condado de Nassau en Long Island, dicen que la ubicación del centro para los solicitantes de asilo será perjudicial para sus vidas y no será útil para los migrantes.

“Sienten que les va a afectar allá con estos solicitantes de asilo caminando, porque realmente no tienen nada que hacer. Simplemente, estarán caminando por la comunidad”, explicó Block.

Los adultos mayores serán particularmente castigados por esta medida, ya que dependen del Centro para Personas Mayores SNAP, señaló.

“Los adultos mayores se verán afectados por esta decisión”, manifestó Block. “Y las personas mayores son la columna vertebral de nuestra comunidad. Han trabajado duro. Pagaron sus impuestos. Han contribuido al mantenimiento de la ciudad de Nueva York a lo largo de los años. Y ahora, en sus años dorados, deberían poder relajarse y venir y disfrutar el resto de sus vidas”.

Philip Orenstein, presidente del Club Republicano de Queens Village, hizo un llamado a la comunidad contra la ciudad de tiendas de campaña con una manifestación realizada el martes. El problema trasciende las líneas partidarias de la zona, manifestó: Todos están molestos.

Por su parte, el presidente de la junta de SNAP, Corey Bearak, apuntó que la localización interrumpirá el sistema de entrega de alimentos del centro y hará que los clientes se sientan inseguros.

“¿Dónde estará esta gente? ¿Estarían caminando en la comunidad? ¿Estarían simplemente colgados allí? … Seguimos escuchándolo de nuestros adultos mayores, existe una preocupación real sobre si los adultos mayores se sentirán cómodos viniendo a las instalaciones”.

En Williamsburg, al menos 100 hombres duermen en catres en el Centro Recreativo McCarren. Algunos residentes expresaron que ni siquiera conocían el refugio de emergencia en su vecindario.

Un hombre identificado como Michaelangelo Alloca, de 60 años, maestro de secundaria que vive en Greenpoint, dijo que no sabía que el edificio se estaba usando como refugio, informó Daily News.

“Creo que es horrible que la situación sea tan mala, y que haya tanta gente obligada a abandonar sus hogares, que tenemos que buscar desesperadamente cualquier lugar donde podamos ponerlos”, dijo Allocca.

“Honestamente, mi compasión se dirige mucho más hacia las personas que se vieron obligadas a abandonar sus hogares y terminaron siendo empujadas a espacios posiblemente inapropiados de lo que me preocupa, ‘Oh, caramba, qué peligroso va a ser esto en ¿mi vecindario?’”.

También, el hispano Michael Fuentes, de 27 años, que labora para Amazon y es residente de toda la vida de Greenpoint, dijo que siente que el refugio para migrantes no debería estar tan cerca de la piscina y que algunos de ellos pueden llegar a ser delincuentes.

“Hay tantos lugares vacíos junto al río”, dijo. “¿Me estás diciendo que no puedes colocarlos allí?”

El público aún tiene acceso a la piscina y gran parte del centro de recreación y guardias de seguridad adicionales en el lugar.

“No están haciendo un buen trabajo”, señaló Shalisa Richardson, la madre de Bed-Stuy sobre el gobierno de la ciudad. “No están ayudando a la ciudad. Están empeorando la ciudad al permitir que todas estas personas sin hogar estén aquí”.

“No es nuestro trabajo estar atentos las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Ese es tu trabajo. Ese es el trabajo del gobierno, asegurarse de que tengan sus papeles, asegurarse de que tengan un trabajo, que tengan un lugar donde quedarse. ‘Oh, sí, todo el mundo está lleno. Está abarrotado, así que realmente no podemos ayudarlos. Tienen que dormir afuera. No.”

Por otro lado, los vendedores ambulantes de carritos en la zona están especialmente enojados.

Los inmigrantes, que tienen caminos limitados para ir a trabajar porque no han obtenido papeles de trabajo, se han dedicado a vender botellas de agua, frutas o dulces en la calle para ganar dinero.

David Thabet, de 31 años, trabaja en un carrito halal en la esquina de W. 44th Street y Eighth Avenue frente a The Row Hotel en la Octava Avenida. Es empático con ellos, él mismo es un inmigrante proveniente de Egipto, pero se quejó del efecto que los migrantes están teniendo en su sustento.

“Esto acaba con el negocio”, manifestó Thabet, señalando hacia The Row. “Están todos en la calle. Matan el negocio. El material es muy barato, lo venden todo barato”.

Con alimentos, gasolina, hielo, tres empleados y costos adicionales, el carro necesita ganar al menos $600 dólares diarios solo para mantenerse, explicó. Una botella de agua en el puesto de Thabet te costará $3 dólares, mientras que los vendedores inmigrantes sin licencia al otro lado de la calle lo vende en solo un dólar.

Además, Ibrahim Mohammad, de 41 años, dueño de dos puestos de periódicos en el área, uno de ellos frente al hotel, estuvo de acuerdo.

“Los inmigrantes están robando mis cosas, tomando mi negocio”, dijo el inmigrante de Bangladesh. “Nunca había visto la ciudad de Nueva York así. Todo está desordenado. Llevo 20 años trabajando aquí. Nunca lo había visto tan desagradable”.

Por  Marlyn Montilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *