El líder de Corea del Norte apremia a las fábricas a aumentar la producción ante una potencial guerra. Aspira a tener una “apabullante fuerza militar”.

Cuando parecía que Corea del Norte permanecía en un momento de calma, tras el reiterado lanzamiento de misiles durante el pasado año, ahora su líder Kim Jong-un vuelve poner el foco en el país asiático. Tras visitar varias fábricas militares (entre ellas, las que producen misiles estratégicos y lanzacohetes), ha solicitado a las empresas el “aumento urgente” de la producción de municiones para el ejército norcoreano “para hacer frente a cualquier guerra en cualquier momento”.

A su vez, Kim Jong-un ha pedido tener una “apabullante fuerza militar” para estar en disposición de hacer frente a cualquier conflicto bélico que se pueda desencadenar en los próximos años. Con ello, manda un mensaje al mundo, en especial a Estados Unidos y Japón, con quienes mantiene una tensión constante. Quiere “prevenir a los enemigos” de usar sus tropas contra Corea, que serían “aniquilados” si lanzaran un ataque.

“El nivel cualitativo de los preparativos de guerra depende del desarrollo de la industria de municiones”, ha destacado el líder norcoreano durante su visita de inspección a la fábrica militar. En ella, no ha dudado en manifestar la “responsabilidad importante” que tienen la fábrica en la aceleración de los preparativos de guerra del Ejército Popular de Corea. La tarea, asegura Kim Jong-un, es “muy urgente”, debido a una actual demanda operativa en aumento por parte del ejército, que busca enviar más proyectiles a las unidades en primera línea.

Tensiones entre Pyongyang y Washington

Las recientes declaraciones del líder del país asiático van en la misma línea a las expresadas la semana pasada, cuando pidió al ejército intensificar los preparativos para una guerra ofensiva que les permita neutralizar “cualquier forma de ataque de una sola vez”. Y es que en los últimos meses, sin llegar a entrar en conflicto, la tensión se ha ido acrecentando.

En esta última visita habría pedido a los trabajadores que aumenten “drásticamente la capacidad de producción de misiles existente, con el fin de producir misiles en masa y de acuerdo a las necesidades”. En las imágenes compartidas por la agencia KCNA se puede ver al líder norcoreano subido a un vehículo blindado que, según los analistas, se habría desarrollado recientemente.

Los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur han sido respondidos desde Pyongyang por sucesivos lanzamientos de misiles. Y el envío de dos submarinos de propulsión nuclear por parte de Estados Unidos tampoco ha ayudado a calmar las aguas, motivo por el que Corea del Norte ha adoptado un discurso con un tono más elevado.

Precisamente, esta visita a las fábricas armamentísticas del país coincide con los preparativos de unas nuevas maniobras entre el país norteamericano y su vecina Corea del Sur, que tendrán ligar a final de mes. La maniobra, de carácter anual y conocida como Ulchi Freedom Shield, es vista por Corea del Norte como un simulacro para invadir su territorio.

as.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *