miércoles 24 de julio de 2024 11:36 am

SAN CRISTÓBAL, República Dominicana —  

SAN CRISTÓBAL, República Dominicana (AP) — Una poderosa explosión en un bullicioso mercado cerca de la capital de República Dominicana provocó la muerte de al menos 10 personas, informaron las autoridades el martes. Los bomberos seguían trabajando entre escombros ardientes y había personas llorando afuera de los hospitales preguntando por sus seres queridos.

El presidente Luis Abinader visitó San Cristóbal, ciudad ubicada al oeste de Sango Domingo, para reunirse con los afectados y dijo que hasta el momento había además 11 personas desaparecidas y que las autoridades seguían trabajando para apagar las llamas.

“Estamos haciendo todo lo humanamente posible… para investigar la situación de 11 desaparecidos”, indicó el mandatario. “Ha sido muy difícil la búsqueda de sobrevivientes”.

Más de 50 personas resultaron heridas tras el estallido del lunes en una panadería de la localidad de San Cristóbal, que se ubica a poca distancia al oeste de Santo Domingo. Al menos 36 personas están hospitalizadas, de acuerdo con Joel Santos, ministro de la presidencia.

El ministro de Salud, Daniel Rivera, dijo que las autoridades todavía no logran llegar a la “zona cero” donde ocurrió la explosión porque seguía ardiendo.

Estefani Alcántara dijo que su familia estaba de compras cuando ocurrió la explosión. Su tío de 42 años está hospitalizado con heridas graves y su tía sigue desaparecida. No sabemos si está viva o muerta, comentó ella con ojos llorosos mientras esperaba afuera de un hospital local.

La explosión ocurrió en un área conocida como el “Mercado Viejo”, donde multitudes acuden a diario para comprar diversos bienes, desde fruta hasta ropa.

Las víctimas fueron un bebé de 4 meses, que falleció a consecuencia de una lesión en la cabeza, y dos adultos cuyos cuerpos tenían quemaduras en el 90% de la piel, según una declaración del doctor Mario Lama, director del Servicio Nacional de Salud. Varias personas fueron trasladadas a un hospital de Santo Domingo, incluidos pacientes con quemaduras en el 40% del cuerpo, señaló.

José Ramón Ramírez Rivera, dueño de una clínica veterinaria local, dijo a los periodistas que uno de sus 15 empleados sigue desaparecido.

“La pared de la oficina se me fue encima. No pude respirar”, relató.

El humo seguía cubriendo el centro de la ciudad el martes y Rivera instó a todos a usar mascarillas.

“Esto es un humo que se está mezclando con sustancias químicas”, advirtió.

Rivera dijo que él y otros funcionarios irán de puerta en puerta para asegurarse de que las personas tengan máscaras y determinar si tienen algún problema respiratorio o de la piel. También se espera que visite a los pacientes en un hospital local donde la gente todavía busca a sus seres queridos.

“Es muy importante las primeras 24 horas”, dijo, y agregó que las lesiones incluyeron quemaduras, fracturas y problemas respiratorios.

Abinader dijo que el gobierno instalaría dos hospitales móviles para brindar tratamiento adicional, incluidos servicios psicológicos a los afectados.

Santos dijo que el gobierno está iniciando una investigación para determinar si el negocio donde ocurrió la explosión estaba operando bajo las regulaciones adecuadas.

“Lamentablemente, estas catástrofes tienen un orden de prioridad: salvar vidas, salvar los activos, asegurar extinguir lo que es el siniestro y luego evaluar daños”, dijo Santos en conferencia de prensa.

San Cristóbal, el lugar de nacimiento del dictador Rafael Trujillo, fue el sitio de otra tragedia hace casi 23 años. Un depósito de armas explotó en octubre de 2000, matando al menos a dos personas e hiriendo a más de dos decenas, lo que obligó a las autoridades a evacuar a miles.

sandiegouniontribune.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *