Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ El reconocido abogado criminalista dominicano Andrés Manuel Aranda que defiende a la dominicana Grei Méndez de Ventura, acusada por la muerte del niño de origen dominicano Nicholas Dominic Feliz de 1 año por ingesta de fentanilo en la guardería propiedad de ella, dijo ayer que la mujer no sabía nada sobre la droga hallada por la policía.

“Ella no tiene nada que ver con esto”, respondió Aranda a reporteros locales fuera de la corte en defensa de su clienta que junto al primo de su esposo prófugo, Calixto Acevedo Brito también acusado enfrenta entre 20 años a cadena perpetua si son declarados culpables.

El juez del caso les negó las fianzas ayer diciendo que Brito es un ciudadano de la República Dominicana ilegal y Méndez, una residente que no es ciudadana americana por lo que los dos, representan un alto riesgo de fuga.

Los dejó preso sin derecho a fianza.

“Ella no tenía ninguna idea de que había droga en ese lugar, ella fue quien llamó a la policía”, explicó Aranda.

“Para nosotros, lo más importante es que mi clienta se siente muy apenada por lo que pasó, muy preocupada por los niños, no sabía lo que estaba pasando”, añadió el abogado.

“Su único delito fue alquilar su habitación a alguien que tenía un kilo”, dijo Aranda.

“No hay evidencia de que ella hiciera otra cosa que no fuera cuidar adecuadamente a estos niños”, explicó el jurista.

Aranda trató de convencer al juez de que Méndez no tenía idea de que las drogas estaban siendo almacenadas en la guardería.

La fiscalía le dijo al juez durante la lectura de cargos el domingo en la noche que Méndez había participado en el acto depravado imprudente al alquilarle a  Brito, la habitación por la que le pagaba $200 dólares a la semana.

La policía dijo que en el allanamiento a la guardería se encontraron 1 kilo de fentanilo, una prensa y otros instrumentos para procesar drogas.

El niño murió después de haber estado expuesto al fentanilo el viernes, mientras que otros tres niños siguen hospitalizados.

La dueña de la guardería, Grei Méndez, de 36 años, y el inquilino Calixto Acevedo Brito, de 41, fueron arrestados el sábado por cargos que incluyen asesinato, homicidio y asalto.

Según la cadena ABC News la policía dice que también se encontró equipo de producción de drogas dentro de la guardería.

Los investigadores creen que los niños inhalaron partículas del fentanilo durante su exposición de un día a la droga antes de que fueran encontrados inconscientes y se diera la alarma.

Las autoridades también están buscando interrogar al esposo de Méndez, quien dicen que fue capturado en video huyendo de la guardería con bolsas después del incidente.

“Lo amo, lo extraño, lo quiero de vuelta, pero no hay nada que me devuelva a mi hijo, cuando llegaba a casa del trabajo y entraba por la puerta, él decía papá, papá”, dijo  el padre de Nicholas, Otoniel Feliz en una entrevista con ABC News.

“Mi esposa se dirigía a la guardería. Ella iba a recogerlo temprano. Poco antes de llegar, recibe la llamada y también ve la ambulancia”, relató el papá.

La policía y el alcalde Eric Adams dijeron ayer domingo que se ha lanzado una cacería para capturar al esposo de la mujer que no ha sido identificado.

“Llevé a mi hijo a una guardería no a una funeraria”, exclamó el padre del niño muerto, señor Otoniel Feliz reclamando justicia para los acusados.

La guardería tenía una licencia para operar del estado de Nueva York y fue inaugurada este año.

El pequeño fue declarado muerto en un hospital de El Bronx, pero los otros tres niños sobrevivieron después de un tratamiento que les salvó las vidas.

Los niños pequeños de 2 años y una niña de  ocho meses permanecen en el hospital.

Se cree que los niños estuvieron expuestos al fentanilo cuando estaba siendo cortado y parte de la droga se esparció en el aire respirando ellos la droga.

Los delitos graves que enfrentan los acusados incluyen asesinato, asalto y poner en peligro el bienestar de  un niño por la  intoxicación masiva de fentanilo  en la guardería.

La madre del niño muerto le dijo a la cadena  CBS News que su hijo  era muy inteligente.

“Él repetía todo lo que le decíamos. Tenía mucho amor. Todos los que lo conocieron lo apreciaban, todos nuestros vecinos”, añadió la devastada madre.

La  prensa encontrada en la guardería puede usarse para grandes cantidades de drogas, dijo la policía.

Los investigadores confirmaron que  creen que los cuatro niños han estado en contacto con fentanilo, una droga hasta 50 veces más fuerte que la heroína.

Se hicieron pruebas para detectar una posible intoxicación por monóxido de carbono, pero un testigo en la escena dijo que se podía ver a los oficiales probando el aire y las lecturas fueron negativas.

En una conferencia de prensa el sábado, el alcalde Eric Adams dijo que la muerte de Dominici subrayó los desafíos que enfrenta la ciudad en su lucha contra los opioides.

“Esta crisis es real y es una verdadera llamada de atención para las personas que tienen opioides o fentanilo en sus hogares”, añadió Adams.

“El mero contacto es mortal para un adulto y es extremadamente mortal para un niño”, advirtió el alcalde.

El padre del niño muerto le dijo al periódico Mail hablando en español  que su hijo iba a cumplir dos años en noviembre y que esta era su primera semana en la guardería.

“Fue su primera semana. Esta fue su primera semana. Tuvimos una buena recomendación. Nos dijeron que era un gran lugar. Parecía un lugar agradable”, dijo al periódico.

Feliz agregó que a los padres no se les permite entrar a la guardería después del primer día de su hijo y el personal dice que es para evitar la contaminación.

Agregó que su esposa había ido a recoger a su hijo antes de lo planeado ya que lo extrañaba, pero se encontró con la escena trágica cuando llegó.

Contó cómo su esposa lo llamó para decirle que Nicholas iba al hospital y que pensaron que estaría bien pero 10 minutos después, ella volvió a llamarlo  y le dijo que estaba muerto.

Esto se produce después de que la policía respondió a una llamada al 911  antes de las 3:00 de la tarde  el viernes y encontró a tres niños pequeños inconscientes en el edificio 2707 de la avenida Morris en El Bronx.

Esos niños incluían uno niño de 2 años, una niña de 8 meses y Nicholas de 1 año.

Las autoridades dicen que los niños fueron trasladados al Centro Médico Montefiore, donde se les administró Narcan donde Dominic fue declarado muerto.

La policía declaró en una

“No creo que la señora tuviera nada que ver con esto. Sé que esta es su guardería, pero ella no era ese tipo de persona. Ella estaba aquí todos los días, tiene hijos propios, esta es una situación loca”, dijo un residente del área al noticiero Bronx News 12.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *