La muerte, esta semana, del preso Donny Ubiera, residente de Jackson heights, Queens, desató una manifestación de emergencia para exigir a las autoridades carcelarias protecciones básicas a los internos, y al mandatario local, el cierre inmediato de Rikers Island.

El martes pasado, la lista de reclusos que han perdido la vida en la cárcel de Rikers Island desde que el alcalde, Eric Adams, y el Comisionado del Departamento de Correccionales, Louis Molina, asumieron el control del problemático penal, se elevó a 27 con el deceso de Donny Ubiera. Tan solo en lo que va del 2023, han muerto 8 internos en el complejo carcelario, donde la cifra de reclusos ha aumentado.

De acuerdo a informaciones del NYPD, Ubiera había tenido varios arrestos recientes, entre ellos el año pasado en junio, tras presuntamente acuchillar a dos personas mayores en el metro en Queens Plaza, a uno de ellos en la cara y a otra en el cuello, en dos ataques no´provocados. Asimismo, en años previos fue detenido tras presuntamente golpear a un hombre con un palo en una panadería, amenazar a un empleado que intentó impedirle robar en una tienda y lesiones físicas a cuatro trabajadores en diciembre de 2021.

La muerte del hombre de 33 años, quien antes de ser enviado a Rikers vivía en Jackson Heights, Queens, desató nuevamente voces de rechazo por parte de organizaciones que esta semana convocaron a una manifestación de emergencia para exigir a las autoridades carcelarias protecciones básicas a los internos, buena parte con problemas mentales, y al mandatario local, el cierre inmediato de Rikers Island.

Los manifestantes denunciaron que la Administración Municipal ha fracasado en el manejo del penal, a pesar de las voces del Comisionado y el propio Alcalde, quienes insisten en que bajo su mandato, Rikers está transitando hacia la dirección correcta y se ha logrado contener la crisis.

“Otra vez estamos aquí mostrando nuestra preocupación por el manejo fallido que ha hecho el Departamento de Correccionales en Rikers (…) Donny era un ser humano de nuestra comunidad que murió bajo condiciones bárbaras. Necesitamos cambios en un lugar donde la gente no entiende que el 54% de los detenidos son personas con problemas de salud mental y el 20% con condiciones serias”, aseguró la capellán Victoria Phillips, miembro de la Coalición de Acción Carcelaria, quien exigió acción inmediata para liberar a internos y ponerlos en otros programas, dejar de enviar a personas a la cárcel que calificó como “un campo de muerte”, y proteger los derechos humanos de quienes llegan allí.

La activista fustigó a la actual Administración y dijo que no pueden seguir negando que han fallado en su tarea de remediar las cosas en el penal, con un sistema que gasta entre $500,000 y $600,000 por cada interno que se mantiene tras las rejas en Rikers Island.

“Las administraciones llegan ahí y fallan, tanto la actual administración como las futuras administraciones deberías hacer de verdad su trabajo, hacer cosas que sean buenas para las comunidades y no solamente encarcelar gente y ponerlas en unidades que son inhumanas y en las que los guardias no reciben educación ni son responsabilizados por sus actos”, comentó la capellán. “Gastar casi $600 mil por cada individuo encarcelado no tiene sentido. Esas cantidades no se usan en vivienda, en entrenamiento vocacional. Es un golpe a la cara ver esto cuando nuestras comunidades no tienen acceso a esos recursos, y claramente es algo que tiene que cambiar ya, porque se han perdido 8 vidas en el 2023 y 19 el año pasado, y 16 el anterior y nadie en posiciones de poder ha hecho cambios”.

Ashley Santiago Conrad, de la organización Freedom Agenda, y quien conocía personalmente al recluso que perdió la vida el martes pasado, presuntamente por una sobredosis de metadona, quien habría sido ignorado por la guardia mientras pedía auxilio, según denuncias de otros internos.

“Yo crecí con Donny en Jackson Heights y en East Elmhurt y terminó siendo enviado a ese sitio bárbarico de Rikers, que está atrapando a todos, sin importar la edad ni el vecindario. No merecía estar ahí, todo esto es una locura, como pasa también con mi sobrino que está en Rikers, y que pertenece a una generación atrás de la mía, pero que siguen viviendo el mismo destino con un alcalde que ha aumentado los índices de encarcelamiento en vez de reducirlos”, dijo la líder comunal, quien criticó a la Administración Municipal por recortar fondos a las comunidades y aumentar la población del penal.

“Los encarcelamientos están ahora más altos que en el 96, con un alcalde que está cortando recursos en comunidades lo que hace que las cosas sean más difíciles, y en medio de un aumento de las condiciones mentales del 20%”, dijo la joven. “Nuestras comunidades merecen más que una cárcel. No quiero que más gente pase por este mismo ciclo una y otra vez. Necesitamos cambiar el ciclo y cerrar Rikers, aunque tristemente, sin recursos, creo que esta no será la última vez que nos juntemos para hablar de nuevas muertes”.

La Coalición de Acción Carcelaria y la Campaña #HALTsolitary, aseguraron que las muertes en prisión son el resultado de “decisiones políticas y los horrores actuales de las cárceles de Nueva York son inescrupulosos”, al tiempo que urgieron además del Alcalde, a la Gobernadora Hochul, a los jueces, los fiscales de distrito, la Junta Correccional y los legisladores estatales y locales a que actúen ahora para promover un plan de desencarcelamiento.

Solomon Acevedo, vocero de asuntos de Justicia y Seguridad de la Oficina del Defensor del Pueblo, Jumaane Williams, se sumó a las voces de protesta contra la Administración Adams, y además de solicitar un plan para sacar a más de 1,200 internos de Rikers, quienes están mayormente por delitos relacionados con calidad de vida, pidió que se otorgue el manejo del penal a una tercera parte.

“Es doloroso volver a juntarnos para hablar de otra situación mortal y de la realidad horrible que se ha ido propagando más en Rikers. Las cosas no han cambiado, siguen igual. Las zonas calientes de crimen son las mismas y los encarcelados siguen siendo las mismas comunidades en un sistema que produce dinero que no ayuda a individuos que siguen sufriendo”, dijo el vocero del Defensor del Pueblo, quien insistió en que apoyan que el control de Rikers se le quite a la Ciudad y se le entregue a un administrador independiente.

“La realidad es que hemos ido demasiado lejos en corrupción y toxicidad en Rikers a un punto en el que ya no hay regreso. Necesitamos un nuevo frente que maneje las cosas y promueva esfuerzos de cambios reales, como el excarcelamiento; 400 internos son jóvenes entre los 18 y 19 años, que están en Rikers innecesariamente, necesitan otro tipo d eintervención, 800 son mayores de 50 años y 400 son mujeres sin oportunidades”, dijo Acevedo. “Tenemos que apoyar a estos individuos y apoyarlos a entrar a la sociedad y eso no está pasando en Rikers, pues en realidad Rikers es la última parada del tren y tenemos que interrumpir ese ciclo”.

Tras las quejas y las denuncias de los manifestantes, un vocero del Departamento de Correcionales de la Ciudad aseguró que Donny Ubiera, de 33 años, quien estaba bajo custodia en Rikers desde marzo pasado, fue encontrado inconsciente en su celda en el Centro George R. Vierno aproximadamente a las 5:15 am del martes 22 de agosto, y luego recibió “atención médica inmediata pero fue declarado muerto aproximadamente a las 5:51 am.”. La causa de la muerte se desconoce hasta el momento.

Creo que hemos hecho mucho en los últimos 19 meses para lograr una diferencia real, real en reducciones de dos dígitos en cortes, apuñalamientos y violencia, en reducciones significativas en el ausentismo del personal, en mejoras significativas y mejora en la salud organizacional de nuestro personal que sobrevivió al trauma de esta pandemia durante la pandemia durante el ’20 y el ’21”, manifestó el comisionado Molina sobre las críticas a su gestión.

Por  Edwin Martínez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *