Las autoridades de Australia anunciaron que trabajarán con Estados Unidos conjuntamente “para averiguar exactamente lo que pasó”, donde permanecerán por varios días para hacer una investigación “exhaustiva” de los hechos.

Australia y Estados Unidos investigan de forma “exhaustiva” el accidente de una aeronave militar estadounidense en el que murieron tres marines cuando se estrelló la víspera en una isla australiana durante unas maniobras conjuntas, informó este lunes el ministro de Defensa del país oceánico, Richard Marles.

Vamos a trabajar con los Estados Unidos en torno a la base jurisdiccional de las investigaciones. Pero realmente tenemos que permitir que esas investigaciones se lleven a cabo para averiguar exactamente lo que pasó aquí“, explicó el ministro en declaraciones al canal 9 de la televisión australiana, sin dar detalles.

En el marco de las investigaciones de la Policía del Territorio Norte, se ha establecido una zona de exclusión en el lugar del accidente, en donde permanecerán por lo menos durante diez días para realizar una investigación “exhaustiva” de los hechos, precisó el comisario adjunto en funciones de la Policía del Territorio Norte, Matthew Hollamby, en un comunicado.

Actualmente, las autoridades de su país se centran en la recuperación de los cadáveres de los tres marines que iban a bordo de la aeronave Osprey cuando se estrelló en la isla Melville, a unas 37 millas al norte de la ciudad de Darwin.

“Nuestros pensamientos están con aquellos que han sido afectados por la tragedia y haremos todo lo que esté en nuestro poder para proporcionar las respuestas y el cierre a las familias y los seres queridos de las víctimas”, el comisario adjunto en funciones de la Policía del Territorio Norte, Matthew Hollamby.

Del total de los 23 marines estadounidenses que iban a bordo de la aeronave Osprey, ocho de ellos se encuentra bajo tratamiento médico en un hospital de Darwin, de los cuales cinco se encuentran en estado crítico.

El resto está sano y salvo, según informaron las autoridades del país oceánico.

El Osprey es un convertiplano, un híbrido de helicóptero y avión, ya que tiene unos rotores basculantes que posicionan las grandes hélices de las alas en paralelo o vertical al eje longitudinal de la nave.

El accidente de la aeronave se produjo en el marco de los ejercicios militares Predators Run, dirigidos conjuntamente por los ejércitos de Australia y Estados Unidos con más de 2,500 soldados de ambos países.

Además de los soldados estadounidenses, que están desplegados mediante un sistema de rotación en una base del país norteamericano en Darwin, también participan en esas maniobras militares de Filipinas, Timor Oriental e Indonesia.

Esta tragedia se produce casi un mes después de que cuatro militares australianos murieran cuando su helicóptero MRH-90 Taipan cayera en el noreste del país oceánico durante los ejercicios militares Talisman Sabre 2023, en el que participaron unos 30.000 efectivos de 13 países, incluidos Australia y EEUU.

Por  EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *