Supuestamente, la alegada pervertida le había dicho a la víctima que se divorciaría de su esposo para casarse con él.

Un madre en Virginia enfrenta cargos criminales por violar a unos gemelos de 15 años que vivían en una casa vecina y eran amigos de su hijo.

Ashleigh Watts, de 37 años, fue arrestada la semana pasada y acusada de cargos de indecencia con un menor, según reseñó este martes Law&Crime.

La pesquisa contra Watts inició por una confidencia anónima al Departamento de Policía de Chesapeake el 22 de febrero de este año. En la denuncia se alegaba que la mujer mantenía relaciones sexuales con los menores.

Para esas fechas, llegó a la Policía la información de que el esposo de Watts, más temprano ese mes, arribó a la vivienda una noche y se topó con su esposa “topless” en un sofá. A su lado se encontraba una de las presuntas víctimas quien pretendía estar dormido, según el hombre.

Cuando el menor fue cuestionado por sus padres, este confesó que había acudido a la vivienda de Watts a fumar marihuana y que se quedó dormido.

 Un vecino alegadamente confirmó las sospechas del marido.

Presuntamente, el menor le dijo que Watts y él estaban enamorados y que cuando cumpliera 17 la mujer se iba a divorciar y casar con él.

Tanto el marido como uno de los padres de las víctimas le indicaron a las autoridades que en un momento la relación entre ambas familias era muy estrecha al punto de que tenían la libertad de entrar y salir de una casa a otra sin impedimento. Adicional, el vínculo cercano entre el hijo de los Watts y los gemelos incentivaba lo anterior.

En julio pasado, uno de los hermanos desapareció y sus padres lo reportaron como una huída. Tres semanas después, oficiales arribaron a la vivienda de los Watts en busca del muchacho. Inicialmente, la mujer le dijo a los policías que esperaran fuera a lo que se ponía un sostén y sacaba a los perros.

“Los oficiales se dieron cuenta varios minutos después que Watts regresó a la puerta con los dos perros dentro de la residencia y les permitió entrar”, según la denuncia criminal que cita el referido medio.

“Mientras oficiales removían un colchón en una habitación del segundo piso, vieron a un joven blanco escondido en un pequeño espacio que solo vestía calzoncillos ‘boxers’. Al ser cuestionado por oficiales, él admitió (que era el joven que huyó de su casa) y presentó su Permiso de aprendizaje”, añade el documento.

El menor fue trasladado a Servicios Juveniles de Chesapeake.

En el caso del hermano, este habría confesado a la Policía que Watts lo tocó inapropiadamente y le suministró marihuana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *