Tras el motín, Moscú está sumida en una confusión entre facciones

Hace dos décadas, Yevgeny Prigozhin, el violento ex presidiario y restaurador que dirige Wagner, un grupo de mercenarios rusos, publicó un cuento de hadas que había escrito con sus hijos. En él, un grupo de amigos rescata a un rey encogido haciendo sonar una flauta mágica. Al principio crece demasiado deprisa, haciendo un agujero en el techo del palacio, antes de que lo vuelvan a reducir a su tamaño. “Un juguete muy peligroso”, dice el rey y se lleva la flauta.

Prigozhin contribuyó durante mucho tiempo a inflar a Vladimir Putin, por ejemplo dirigiendo granjas de trolls pro-Kremlin. Ahora lo ha reducido a la mínima expresión. El mes pasado, sus soldados tomaron un cuartel militar en la ciudad meridional de Rostov del Don y se dirigieron hacia Moscú, derribando varios helicópteros y un avión por el camino. Prigozhin declaró que su “marcha de la justicia” pretendía destituir a Sergei Shoigu, ministro de Defensa, y a Valery Gerasimov, jefe del ejército, o revocar su decisión de integrar a Wagner en las fuerzas regulares rusas. Pero añadió eslóganes populistas contra la corrupción tomados de Alexei Navalny, principal líder de la oposición rusa, prometiendo purgar a Rusia de su élite ladrona. La incapacidad de los servicios de seguridad para impedir el complot, la falta de resistencia del ejército y el silencio de los propagandistas del régimen pusieron de manifiesto la debilidad de Putin. Su desconcertada aparición en televisión amplificó la humillación.

Según la legislación rusa, Prigozhin debería ir a la cárcel por motín, reclutamiento de mercenarios, tráfico de armas y homicidio. Según las reglas no escritas del Estado mafioso de Putin, probablemente debería estar muerto. Sin embargo, el 29 de junio, cinco días después de que Putin prometiera aplastar la revuelta, se reunió con Prigozhin y sus comandantes en el Kremlin. Lamentó que se hubieran visto envueltos en un motín y les ofreció seguir sirviendo bajo las órdenes de un nuevo comandante.

Nadie ha sido acusado de la muerte de los 13 pilotos derribados por Wagner. Putin negó recientemente la existencia del grupo (tras admitir dos semanas antes que había sido financiado por el Estado). Se cree que Prigozhin está en Bielorrusia con algunos de sus combatientes. La televisión estatal le critica, pero muchos de sus canales en Telegram, una aplicación de mensajería, siguen funcionando. Al parecer, se ha detenido e interrogado a oficiales militares cercanos a Prigozhin, entre ellos el general Sergei Surovikin (en su día a cargo de la invasión de Ucrania). Algunas de las armas de Wagner han pasado a manos del ejército. Pero, como escribe Novaya Gazeta, un periódico independiente ruso, es demasiado pronto para dar por muerto al “chef”.

Yevgeny Prigozhin, lejos de ser castigado por su rebelión, fue recibido 5 días después por el propio Putin y negoció con él nuevas condiciones

Yevgeny Prigozhin, lejos de ser castigado por su rebelión, fue recibido 5 días después por el propio Putin y negoció con él nuevas condiciones
Pase lo que pase con Prigozhin, su motín ha puesto de manifiesto la erosión del Estado y la debilidad de la base de apoyo de Putin. Hasta ahora, su autoridad se ha basado menos en las purgas masivas que en el consenso entre los grupos de poder. Sus oponentes políticos han acabado muertos, encarcelados o en el exilio. Mientras tanto, ha sembrado rivalidades entre sus leales, ha impedido la consolidación del ejército y los servicios de seguridad y ha creado estructuras paralelas como Wagner.

Esto funcionó en tiempos de paz, pero se tambaleó bajo el estrés de la guerra. El motín de Prigozhin no ha sido una disputa entre facciones bajo la alfombra, sino una escisión pública dentro del electorado “pro-guerra” de Putin. Por un lado está la élite conformista, que intenta mantener una apariencia de vida normal. En el otro, un grupo de patriotas militares furiosos, entre los que destaca Prigozhin. Lo más preocupante para Putin es que el propio ejército parece dividido.

El Centro Levada, un encuestador independiente, descubrió que el 92% de los rusos seguían el golpe hasta cierto punto. Casi la mitad simpatizaba con las críticas de Prigozhin a la corrupción, la incompetencia militar y las mentiras sobre la guerra, aunque sólo el 22% confiaba en el propio jefe de Wagner. Muchos de los simpatizantes no apoyaban a ninguno de los dos bandos, dijo Denis Volkov, sociólogo de Levada; sintonizaban con la lucha entre “un sapo y una víbora”.

El motín también demostró que Telegram y la red de trolls y blogueros de Prigozhin han erosionado el monopolio informativo del Kremlin. Mientras los propagandistas televisivos esperaban instrucciones, el motín se desarrollaba en Internet. Menos de una cuarta parte de los jóvenes rusos confía en la televisión. Putin organizó un desfile de hombres uniformados en el Kremlin, elogiándolos simplemente por no unirse al motín, y voló a Daguestán, una región musulmana en el lado ruso del Cáucaso, para un espectáculo de adoración. Una niña de ocho años que supuestamente lloró por no haber podido ver al presidente fue trasladada en avión al Kremlin y obsequiada con 5.000 millones de rublos (55 millones de dólares) para las necesidades de Daguestán.

La ausencia de represalias públicas contra los militares de alto rango que se alinearon con Prigozhin sugiere que Putin teme que las purgas puedan crear fisuras en el ejército. El 13 de julio aparecieron nuevas grietas. El general de división Ivan Popov, comandante del 58º ejército de armas combinadas, una de las unidades más grandes y capaces del país, lo hizo público tras ser despedido por contar a sus superiores lo que estaba ocurriendo en el frente: enormes pérdidas, rotación inadecuada y capacidades de contraartillería inferiores. “Las fuerzas de Ucrania no pudieron atravesar nuestro ejército por el frente, pero nuestro comandante superior nos golpeó por la retaguardia”, dijo Popov en un mensaje de audio que se publicó en Internet.

Lo que suceda a continuación dependerá del campo de batalla. El bombardeo del puente de carretera de Kerch, que conecta Rusia con Crimea, que Rusia atribuyó a drones navales ucranianos, fue otro golpe. Putin sostiene que Ucrania no ha logrado ningún avance en su contraofensiva. Los comandantes rusos se han defendido de la contraofensiva ucraniana muy por delante de las fortificaciones preparadas, en lugar de retroceder a posiciones defensivas. Esto ralentiza el avance de los ucranianos. En palabras de un militar extranjero: “Es como golpear una pared de ladrillo con un mazo”. Pero el motín de Prigozhin demostró que si el muro se desmorona, puede que no haya mucho detrás.

reddenoticias.online

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *