El “volcán más nuevo de la Tierra”, ubicado en el área volcánica de Fagradalsfjall en Islandia, entró en erupción.

Un fenómeno geológico notable ha captado la atención del mundo luego de que el “volcán bebé más nuevo de la Tierra” entrara en erupción en Islandia.

El 10 de julio de 2023, lava y gas salieron disparados al aire a través de tres grietas en la base de una montaña en Islandia, creando una vista fascinante que desde entonces se ha convertido en un cráter de más de 98 pies de altura.

A medida que las imágenes de la actividad volcánica se volvieron virales en las redes sociales, el Servicio Nacional de Radiodifusión de Islandia (RÚV) ofreció una transmisión en vivo en su canal de YouTube, brindando a los entusiastas un asiento en primera fila para el espectáculo.

La región volcánica de Fagradalsfjall, hogar del nuevo volcán bebé llamado Litli-Hrútur, tiene una historia de actividad volcánica.

Después de permanecer inactiva durante 800 años, el área experimentó erupciones en marzo de 2021 y nuevamente en agosto de 2022. Precedida por una serie de terremotos, la reciente erupción en Litli-Hrútur ha demostrado ser significativa, con un flujo de lava que alcanzó un volumen de 12,4 millones metros cúbicos, superando la erupción del año pasado.

Ubicado a solo 19 millas al suroeste de Reykjavik, la capital de Islandia, el nuevo espectáculo volcánico ha llamado mucho la atención. Sin embargo, inmediatamente después de la erupción, las autoridades restringieron el acceso al sitio debido a la acumulación de gases tóxicos y la lava que fluía rápidamente y provocaba incendios.

Los bomberos controlaron con éxito los incendios y, desde el 17 de julio, el área ha estado abierta a los turistas, quienes pueden disfrutar de una vista de cerca de la cautivadora exhibición caminando o montando en bicicleta la distancia de 5.6 millas hasta el área de observación.

Si bien la erupción actual es un espectáculo digno de contemplar, la Tierra en constante cambio guarda sorpresas. En 2021, cuando esta área entró en erupción anteriormente, se formaron nuevas fisuras semanas después, lo que llevó a los expertos a monitorear de cerca el sitio.

La Oficina Meteorológica de Islandia ha emitido advertencias sobre los peligros y la naturaleza impredecible del flujo de lava, enfatizando la necesidad de precaución durante las visitas.

Cabe mencionar que la altura creciente del cráter plantea preocupaciones sobre la posible inestabilidad, y la posibilidad de que se derrumben secciones de la pared del cráter sigue siendo un punto de interés.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *