Un hombre y una mujer, ambos trabajadores del MTA, fueron atrapados comprando artículos de dudosa procedencia durante su horario laboral, además una de ellos fue capturado bebiendo whisky durante la jornada de trabajo.

La MTA capturó a dos trabajadores comprando “mercancía desconocida” (que se suponen son bienes robados” a personas extrañas luego de que una persona del público los denunciara por presuntamente beber alcohol en el trabajo, informaron las autoridades este lunes.

Según la Oficina del Inspector General de la MTA, se abrió una investigación el año pasado contra los empleados de Midtown West -un hombre y una mujer- tras la denuncia que los acusaba de consumir bebidas alcohólicas y comprar contrabando durante su horario laboral.

Los detectives de la agencia vigilaron secretamente a los dos trabajadores, un supervisor de mantenimiento de tránsito y un mantenedor de estructuras, el 18 de mayo de 2022 en los remolques de la MTA en West 44th Street y se percataron que habían sido visitados por cuatro personas esa mañana e intercambiaron dinero por mercancía, explicó la oficina del inspector general.

Inclusive se pudo observar al supervisor amenazando a uno de los visitantes, mientras empuñaba un cuchillo en el cuello del otro, de acuerdo con el informe del IG de julio de 2022 publicado el lunes.

Los investigadores confrontaron a los empleados una semana después, ellos trataron de rechazar las acusaciones hasta que les dijeron que habían sido vigilados, lo que los condujo a “confesar esas actividades, dice el documento.

El supervisor de mantenimiento, que había estado laborando en la MTA desde el año 1999, también sacó una botella de 1,75 litros de whisky escocés mezclado con Dewar’s White Label de su casillero y se la entregó al detective, diciendo que bebió en el interior del remolque cuando su turno había terminado, explicó el informe.

Asimismo, MTA inició procedimientos disciplinarios contra los dos empleados, cuyos nombres no fueron revelados en el documento del Inspector General.

El supervisor se jubiló en el mes de diciembre del año pasado como parte de un acuerdo con la autoridad de tránsito.

En este sentido los procedimientos disciplinarios que relacionan al encargado de la estructura, que ha estado en la MTA desde 2019, siguen en curso.

El dúo había laborado en un proyecto para reemplazar y reparar las rejillas del metro en toda la Octava Avenida, la mujer trabajaba como carpintera en el proyecto, que el otro acusado había estado supervisando, dice el informe.

La pareja de empleados fue visitado cinco veces por cuatro personas diferentes con quienes intercambiaron dinero por bienes en el transcurso de tres horas del día 18 de mayo de 2022, informó New York Post.

A las 6:28 de la mañana, alguien tenían en sus manos una “bolsa de plástico llena de artículos desconocidos” llegó al remolque y el encargado les entregó dinero en efectivo antes de trasladar la bolsa adentro.

Posteriormente, a las 7:34 de la mañana, una persona más entró, sacó tres objetos de una bolsa y los puso en los escalones del remolque antes de que el supervisor los observara, le pagara al vendedor y los llevara adentro, indica el informe.

Aproximadamente, 20 minutos más tarde, una tercera persona se detuvo junto al remolque con una gran bolsa que la empleada llevó adentro. Después, el trabajador pagó a la persona antes de devolver la bolsa vacía, dijeron los detectives.

La segunda persona regresó al sitio a las 8:07 de la mañana con otro “objeto desconocido” que el supervisor llevó para adentro antes de “colocar brevemente el cuchillo cerca del cuello del individuo desconocido” asegura el informe.

El sujeto bajo el “cuchillo pequeño”, pero lo siguió empuñando en la mano mientras caminaba con la persona por una “acera concurrida”, dijeron los investigadores.

Esa misma mañana a las 8:39, otra persona puso dos cajas de cerveza cerca, llamó a la puerta y se fue con la bebida cuando nadie atendió la puerta, señala el informe.

Tras el enfrentamiento del 25 de mayo de 2022 por parte de los detectives, el dúo fue “retirado” del lugar laboral y se pidió al supervisor que se hiciera una prueba de alcohol en la sangre, aunque los resultados no se dieron a conocer en el documento.

MTA abrió un procedimiento disciplinario contra los dos empleados, que en parte dice lo siguiente:

“La conducta inaceptable de estos dos individuos es una violación de la confianza del público y una violación de las reglas de la MTA”, dijo el inspector general de la MTA, Daniel G. Cort, en un comunicado. “Sin embargo, sus acciones no deberían ensombrecer a las decenas de miles de dedicados empleados de la MTA que sirven diligentemente a los pasajeros y contribuyentes de Nueva York”.

Por Marlyn Montilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *