David Eby, primer ministro de la provincia de Columbia Británica, señaló que actualmente la situación “es desalentadora”, declaraciones que llegaron un día después de que declarara estado de emergencia en toda la provincia, donde hay 388 incendios forestales activos.

El oeste de Canadá ha sido víctima de una oleada de incendios forestales que han provocado la evacuación de más de 35,000 personas que han amenazado varias ciudades, de acuerdo con las autoridades locales.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, convocó por segunda vez en 48 horas al Grupo de Respuesta a Incidentes, del que formaron parte los ministros y altos funcionarios. Actualmente, están activos unos 1,052 incendios forestales en ese país.

Por su parte, David Eby, primer ministro de la provincia de Columbia Británica, señaló este sábado que actualmente la situación “es desalentadora”, declaraciones que llegaron un día después de que declarara estado de emergencia en toda la provincia, donde hay 388 incendios forestales activos.

Más de 35,000 personas tuvieron que ser evacuadas, y otras 30,000 siguen bajo la alerta de que en cualquier momento pueden recibir órdenes para desalojar sus hogares, agregó Eby.

Las localidades de West Kelowna y Kelowna, con una población combinada de 160,000 personas, siguen amenazadas por el incendio.

Como consecuencia del número de desplazados de sus hogares, las autoridades prohibieron el turismo en las zonas más afectadas para liberar plazas de hoteles donde se alojan a los evacuados y al personal de rescate.

“El alojamiento temporal en las áreas que he mencionado ya no es posible para visitas no esenciales”, declaró Borwinn Ma, la ministra de Emergencia de Columbia Británica.

En el norte de Canadá, la situación fue similar, donde las autoridades ordenaron la evacuación de los 20,000 habitantes de la capital de la región de Yellowknife, donde prevalecen cuatro incendios forestales.

Al menos 19,000 personas han abandonado Yellowknife, donde vive casi toda la mitad de la población de los Territorios del Noroeste.

En principio, se esperaba que las llamas llegaran este sábado a Yellowknife, pero con la bajada de temperaturas y la lluvia que se generó en la noche, los incendios se han ido conteniendo.

Sin embargo, Rebecca Alty, alcaldesa de Yellowknife, advirtió hoy que la situación sigue siendo inestable y peligrosa, y advirtió a los habitantes de la ciudad no regresar.

Con información de agencia EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *