Justo cuando se está abriendo un refugio de emergencia en el Creedmoor Psychiatric Center de Queens, para albergar a 1,000 migrantes, una carta de una representante de la Gobernadora criticó al mandatario local por rechazar ayuda que el Estado ha ofrecido.

La oleada de migrantes llegando a la Gran Manzana no cesa. En la última semana más de 2,700 recién llegados tocaron a las puertas de la Administración Municipal en busca de ayuda, engrosando a 58,400 el número actual de solicitantes de asilo por los que la Ciudad está velando en materia de albergue en más de 201 refugios y 14 centros de emergencia, alimentación y servicios básicos.

Y justo cuando se está abriendo el nuevo refugio levantado en el Creedmoor Psyquiatric Center, en el vecindario de Queens Village, que espera albergar, sin ningún tipo de comodidades a 1,000 migrantes solteros, y cuando el alcalde, Eric Adams, insiste en que la Gran Manzana ha luchado en soledad para tenderle la mano a los recién llegados, Albany cuestionó el manejo que el mandatario ha hecho de la crisis migratoria.

A través de una carta enviada al juez que supervisa el cumplimiento de las leyes del derecho a la vivienda por parte de la Gran Manzana en los tribunales, el Estado acusó a la Ciudad por resistirse a aceptar ayuda que fue ofrecida desde el año pasado y por actuar de manera lenta a la hora de actuar.

Y es que a pesar de que la Administración Municipal ha ayudado a más de 101,000 migrantes desde la primavera pasada, insistiendo en que Washington y Albany han dejado a la Gran Manzana casi sola para hacer frente a la crisis, el Estado señala en la misiva de una abogada de la gobernadora Hochul, que ellos han hecho su parte, pero lanzaron dardos contra la gestión del Alcalde.

“La Ciudad no ha realizado solicitudes oportunas de cambios regulatorios, no siempre ha compartido de inmediato la información necesaria con el Estado, no ha implementado programas de manera oportuna y no ha consultado al Estado antes de tomar ciertas medidas”, asegura la carta. “La Ciudad puede y debe hacer más para actuar de manera proactiva y colaborativa con el Estado (…) El Estado está trabajando activamente para que llegue el día en que la nueva población migrante pueda contribuir a la economía del Estado y lograr la autosuficiencia a través del estatus de asilo y el trabajo”.

Dentro de las críticas que la Administración Hochul lanzó, están la lentitud para actuar, ignorar sugerencias desde el principio para establecer grandes refugios en más de 12 sitios que fueron ofrecidos, donde se podían albergar hasta 3,000 migrantes, no enviar recibos para reembolsos estatales, permitir que cientos de migrantes durmieran en la calle frente al Hotel Roosevelt de Manhattan, cuando había camas disponibles en otros lugares.

A pesar de las críticas abiertas ante la presunta falta de aceptación de ayuda estatal por parte del Alcalde, quien asegura que si Albany y en especial la Administración Biden no envían recursos y hacen algo para poner freno a la crisis que no cesa pudiera costarle a la Ciudad $5,000 millones en el presenta año fiscal, la Ciudad negó que no deseen ayuda y optó por agradecer que el Estado se quiera sumar a los esfuerzos de ayuda de manera más activa.

“Nos alienta ver que nuestros socios en Albany quieren participar profundamente en esta crisis y asumir un papel más proactivo en su respuesta”, aseguró el vicealcalde de comunicaciones de Nueva York, Fabien Levy en una reunión con los medios en la que confirmó que pese a que las autoridades federales insisten en que el flujo migratorio en la frontera ha disminuido, a Nueva York siguen llegando migrantes por miles. Además aseguró que la falta de recursos ha evitado poder ayudar a la amplia mayoría a llenar sus solicitudes de asilo: La Ciudad ha colaborado directamente tan solo con 2,200 casos.

“Entendemos que vienen aquí buscando una mejor vida, como pasó con mi familia, pero 101,000 personas que hemos visto llegar, que son una población más grande que la de todo Albany, es algo que nunca habíamos visto en la historia del flujo migratorio aquí. La Ciudad ya se ha gastado $1,730 millones que pueden ser $12,000 millones en tres años si no obtenemos la ayuda adecuada”, dijo el funcionario municipal. “Agradecemos el espacio ofrecido por el estado en el estacionamiento del Centro Psiquiátrico Creedmoor, que abrió ayer, y por los fondos que prometieron. Pero debido a que esta es una crisis tan significativa, necesitamos más, incluido más espacio en todo el Estado y una orden estatal que prohíba a las localidades aprobar ordenanzas que impidan que los solicitantes de asilo sean reubicados en otras partes del estado de Nueva York”.

Ted Long, vicepresidente de NYC Health + Hospitals, se refirió a las notificaciones de 60 días de salida de los albergues que hasta el momento han recibido 2,900 migrantes solteros, e insistió en que no se trata de dejarlos sin apoyo, sino de ayudarlos a mover a sus próximos pasos, como ya ha pasado con más de 42,000 recién llegados que han pasado por el sistema de refuguios y se han ido en el último año.

“Lo más importante con la nota de 60 días que se les entrega es que nos permite movernos y a ellos les permite poder planear con la ayuda nuestra cuáles serán sus siguientes pasos. Ellos desde el primer momento hablan con el manejador de casos, que los escucha y pregunta por lo que necesitan en este momento para seguir adelante. Es una oportunidad proactiva para planear y ayudarlos”, dijo el funcionario, quien mencionó que el 65% de quienes han recibido las notificaciones afirman estar listos para salir del sistema. “Muchios necesitan inglés, otros su entrenamiento de Osha, vamos viendo eso con dada uno”.

Y mientras continúa revisándose la gestión estatal y municipal que han hecho Albany y la Gran Manzana con los recién llegados, la organización Legal Aid junto a la Coalición por los Desamparados, hicieron un llamado urgente a que todos remen hacia el mismo lado, garantizando que tengan albergue y oportunidades.

“En este momento tan importante, necesitamos que tanto el Estado como la Ciudad, junto con la asistencia de la Administración Biden, trabajen juntos de manera constructiva y de buena fe para identificar e implementar soluciones que aseguren el trato humano de los recién llegados a Nueva York y el cumplimiento por parte de la ciudad de todas las órdenes judiciales relacionadas con el derecho a la vivienda y las leyes locales para que a las personas no se les niegue la vivienda y sean relegadas a las calles”, aseguraron en un comunicado.

“Hemos identificado numerosos pasos concretos que ambas partes pueden tomar, a partir de ahora, que ayudarían a abordar esta situación urgente. Esperamos con ansias la conferencia judicial de la próxima semana para continuar esta conversación y asegurar los recursos que la Ciudad necesita y merece para enfrentar este momento”.

Por  Edwin Martínez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *