Se registraron cientos de personas hicieron fila durante horas frente a un banco de sangre en la ciudad de Marrakech, algunas incluso se desmayaron por el calor.

Se han contabilizado 2,681 fallecidos y 2,501 heridos tras el devastador terremoto que sacudió la región de Al Houz, al sur de Marrakech, el pasado viernes, cuya magnitud fue de 6.8, informó el Ministerio del Interior marroquí.

Asimismo, unas 300,000 personas se han visto afectadas por la catástrofe, según estimaciones de las Naciones Unidas.

Se registraron cientos de personas hicieron fila durante horas frente a un banco de sangre en la ciudad de Marrakech, algunas incluso se desmayaron por el calor, informó CNN.

De momento, los esfuerzos por encontrar supervivientes todavía estaban en marcha, mientras otras personas se dedicaban a llorar a sus seres queridos.

“Estábamos cenando”, dijo Hamid Ben Henna, en declaraciones recogidas por CBS News. “Le pedí a mi hijo que trajera un cuchillo de la cocina para cortar el postre, pero nunca lo hizo porque apenas salió de la cocina, se produjo el terremoto. Quedó enterrado bajo dos metros de escombros”.

La zona más afectada del terremoto ha sido la región montañosa del Alto Atlas, donde muchas aldeas quedaron aisladas por los desprendimientos de rocas que han bloqueado los caminos.

Del mismo modo, muchas casas se derrumbaron o han sufrido graves daños, dejando como consecuencias que miles de personas quedaran damnificadas.

En respuesta a las consecuencias de la catástrofe, la ayuda humanitaria empezó a llegar al país, pero se ha requerido mayor apoyo para atender las necesidades básicas de las víctimas.

Se han registrado también daños en ciudades históricas como Marrakech, donde algunos edificios medievales que resistieron durante siglos se han venido abajo, o están en peligro de colapsar.

Entretanto, el gobierno de Marruecos declaró el estado de emergencia y movilizó a las fuerzas armadas y a los servicios de protección civil para atender la devastación del movimiento telúrico.

El rey Mohamed VI visitó personalmente algunas de las zonas más golpeadas, y expresó su solidaridad con las víctimas, recibiendo mensajes de condolencia y apoyo de varios líderes mundiales.

El terremoto de Al Houz ha sido uno de los más devastadores que ha sufrido Marruecos en su historia moderna.

Por  Jerald Jiménez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *