Dejar un trabajo fijo de 9 a 5 para convertirse en autónomo era arriesgado, pero Audet dice que tenía que intentarlo.

Sean Audet empezó a dedicarse a la fotografía por casualidad y casi gratis.

Era 2016 y este chef de alta cocina llevaba un restaurante pop-up dos noches a la semana y trabajaba en investigación culinaria en el Red River College de Winnipeg, Canadá. Mientras desarrollaba nuevas recetas para los clientes de la escuela, pequeños y medianos restaurantes, se le ocurrió una idea: él y sus estudiantes podían montar y fotografiar comida para ayudar a esos clientes a publicitar sus negocios.

Audet no tardó en darse cuenta de que se le daba bien el trabajo y, dos años después, empezó a trabajar con sus propios clientes como fotógrafo de alimentos. Utilizó las cámaras, las luces y los fondos de la escuela para reducir costes.

En 2020, había conseguido suficiente negocio para invertir unos $20,000 en CAD, o unos $15,200 en EEUU, en nuevos equipos. Dejó su trabajo y se convirtió en fotógrafo a tiempo completo.

El año pasado, Audet ingresó unos $133,900 en EEUU, según documentos revisados por CNBC Make It – más de lo que nunca ganó en la educación superior o como sous chef, dice. La mayor parte de ese negocio provino de clientes de la plataforma freelance Fiverr, añade.

Dejar un trabajo fijo de 9 a 5 para convertirse en autónomo era arriesgado, pero Audet dice que tenía que intentarlo.

“De vez en cuando me encuentro con algo que me entusiasma”, cuenta Audet, de 30 años, a CNBC Make It. “Sin que nadie me lo pida, empiezo a trabajar entre 12 y 14 horas más al día en algo que me interesa. Cuando eso ocurre, siento que tienes que prestar atención”.

A continuación te explicamos cómo Audet convirtió su trabajo secundario en un empleo a tiempo completo y cómo planea utilizar su interés por la inteligencia artificial para ganar más dinero.

PRIORIZAR LA PASIÓN SOBRE EL MIEDO, Y DUPLICAR SUS INGRESOS

Audet estudió bioquímica en la Universidad de Winnipeg. Su plan para después de graduarse era estudiar medicina, hasta que durante la universidad aceptó un trabajo en un restaurante cercano y se enamoró de la cocina.

Así que, después de graduarse en 2013, Audet fue a la escuela culinaria en su lugar. Se convirtió en segundo de cocina y montó el restaurante pop-up, con un menú degustación de siete platos, con un amigo en Winnipeg.

Su amigo, reconvertido en socio, también tenía contactos en el Red River College, y le sugirió que se dedicara a enseñar “Artes de la Pastelería” en 2016. Haciendo malabarismos con el trabajo de profesor y el pop-up, ganaba unos $56,500 al año, dice.

Le encantaba la enseñanza y se involucró en el departamento de investigación de la escuela, donde aprendió por primera vez a “casar cocina y fotografía”.

“Pasar casi una década en la alta cocina, emplatando platos hermosos, me ayudó a entrar en este nicho”, dice. “Me ayudó mucho y empecé a contratar a clientes más importantes casi de inmediato”.

Esos clientes más grandes no se tradujeron en un sueldo mayor, o al menos no al principio. Audet calcula que solo ingresó $19,000 en su primer año, ni siquiera lo suficiente como para dejar su trabajo a tiempo completo.

En 2019, subió sus precios y su reputación le consiguió más trabajo, en gran parte de clientes que volvían y le ofrecían proyectos regulares. Como resultado, sus ingresos se duplicaron.

Perseguir la fotografía mientras seguía co-dirigiendo el pop-up y trabajando en la universidad fue agotador, y le costó a Audet prácticamente todo su tiempo libre, dice. A menudo trabajaba 12 horas al día, siete días a la semana, compaginando las tres tareas y esforzándose por adquirir nuevos conocimientos de fotografía.

En 2020, dejó su negocio pop-up y su puesto de investigador en la universidad. En aquel momento, ingresaba unos $76,000 gracias a la fotografía.

A medida que su negocio ha crecido, también lo han hecho los costes. Ahora, Audet calcula que gasta hasta $23,000 en contratar especialistas en iluminación, modelos, maquilladores y otros trabajadores para las sesiones fotográficas. Pero, incluso con esos gastos, Audet sigue ganando seis cifras, casi el doble de lo que ganaba con dos empleos.

LA AUTOMATIZACIÓN “ES LA CLAVE PARA REDUCIR LA CARGA DE TRABAJO”

Audet no tiene planes de volver a cambiar de profesión, aunque ya está aprendiendo nuevas habilidades para mantener su interés. Utiliza herramientas de inteligencia artificial como ChatGPT para redactar correos electrónicos a clientes y elaborar planes de negocio individuales.

“Creo que la automatización es la clave para reducir la carga de trabajo”, afirma Audet. “Cuando un cliente se pone en contacto conmigo por primera vez, tengo que ser capaz de proporcionarle rápidamente un montón de información sobre servicios y costes, pero tengo que poder hacerlo de forma agradable, sucinta y personalizada. Creo que así es como se consiguen y conservan clientes realmente buenos”.

Audet dice que aún no puede confiar en estas herramientas para realizar trabajos de alto nivel. Ha probado a editar imágenes con otros programas de IA, como Midjourney, pero la tecnología aún no le permite utilizarla en proyectos profesionales.

“Si la tecnología puede hacer como el 90% del trabajo, eso no es suficiente cuando trabajas con clientes que pagan mucho dinero”, dice. “Así que su impacto en mi negocio sigue siendo relativamente bajo”.

Las conversiones de CAD a USD se realizaron utilizando el tipo de conversión OANDA de 1 CAD por 0.75422 USD el 14 de julio de 2023. Todas las cantidades se han redondeado al dólar más cercano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *